Don Luis Alberto Joya Sánchez fue contratado en Soacha para hacer un acarreo hasta el hospital San José de Bogotá. No obstante por el camino fue invitado a comer y tomar una bebida, y cuando despertó estaba intoxicado en el hospital San Blas de Bogotá sin su único sustento para sobrevivir: su camioneta roja de placas BHV789.


camioneta-hurtada-Soacha

camioneta-hurtada-Soacha

Cuenta la víctima que fue contratado por un hombre para llevar unas puertas al hospital San José de Bogotá.

Luego de arreglar el precio, don Luis Alberto y el hombre que lo contrató cargaron las puertas en la camioneta roja de estacas que es la herramienta que le da el sustento a la familia Joya Sánchez.

“Un señor Mario Restrepo me ofreció una comida con bebida y luego quedé sin sentido, me vine a despertar en el hospital San Blas de Bogotá”, dijo don Luis Alberto.
Alguien llevó a la víctima al CAMI de Samper Mendoza, sitio donde le prestaron los primeros auxilios.

“Lo encontramos sólo con suero y de ahí le hicimos traslado para el hospital San Blas, allí inmediatamente le hicieron un lavado para poderle sacar lo que tenía por dentro”, manifestó John Joya, familiar de la víctima.

Don Luis se recuperó de la intoxicación pero ahora su vehículo, avaluado en 20 millones de pesos, no aparece. “Ese es el carrito de mi sustento porque yo todavía tengo mi esposa y con él es que yo trabajo y me gano la vida. Ahora estoy manicruzado porque no tengo nada más que hacer”, reiteró la víctima.

Aunque la Fiscalía trabaja en el caso, las autoridades recomiendan estar atentos para intentar recuperar el carro de don Luis Alberto, una camioneta de estacas roja, de placas BHV 789.