Como una manera de impulsar la agricultura urbana, la ONU por medio de la oficina de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y la Policía Nacional, han apoyado a la población de Altos de la Florida para que por medio de la siembra de productos alimenticios tengan una base para su sustento diario.


Productos como la lechuga, rábano, perejil, repollo, cilantro y acelga son sembrados por amas de casa de Altos de la Florida que ven en estos cultivos una forma de aprovechar el tiempo y de generar algunos beneficios a sus familias, ya que no deben ir a los supermercados a comprar los alimentos, sino únicamente conservar en buen estado su huerta y estar pendientes de la fechas de recolección.

“Todo comenzó con una iniciativa de la ONU y la oficina de la FAO: primero vinieron y nos dieron capacitaciones, y luego entonces ya se empezó a sembrar en las casas. La FAO nombró unos dinamizadores de huertas, los cuales tenían a cargo de 10 a 12 familias que también querían aprender sobre el mantenimiento de las parcelas, así que uno como dinamizador era quien estaba pendiente de realizar la asistencia técnica a estas personas”, explicó Ana Esperanza Méndez, una de las líderes que ha venido realizando el proceso, primero de aprendizaje y luego de enseñanza.

De igual forma, señaló que el beneficio para la comunidad ha sido grande porque el dinero que utilizaban para comprar las hortalizas lo están invirtiendo en utensilios que antes no podían comprar; además, en algunas ocasiones quedan excedentes para las familias que subsisten de esta actividad. Por otra parte, cuenta la señora Esperanza que se les ha enseñado a preparar algunas recetas alimentarias que se realizan con alimentos que antes resultaban ser desconocidos para este grupo de personas.

“Estamos a la expectativa de la policía, porque al apoyar este programa, afortunadamente los vamos a tener aquí brindando seguridad a toda la comunidad, esperamos que la situación se mejore y que los uniformados nos sigan apoyando en esta clase de programas”, agregó Consuelo Mayorga, otra de las amas de casa beneficiadas.

Anderson Pinzón, técnico agropecuario y patrullero de la Policía Nacional, quien labora en el área de prevención y educación ciudadana, indicó que la labor de la institución en este proyecto es buscar recursos para la financiación de las huertas, para ello se asocian con la empresa privada y con organizaciones que estén interesadas en apoyar esta iniciativa. Además buscan a personas que residan en Altos de la Florida y que se encuentren en una difícil condición social para inscribirlas en el programa.

“Al principio la gente tiene la percepción de que el policía es el que llega siempre a chocar o a buscar la operatividad, pero nosotros no somos tampoco esa clase de personas porque ofrecemos proyectos productivos en diferentes ámbitos: Ambiental, socio humanístico y agropecuario. ¿Entonces qué hemos hecho en Altos de la Florida?, Un proyecto que les asegure el alimento y un medio de empleo, sin que se pierda el vínculo familiar”, aseguró el patrullero.

Vale la pena recordar que para acceder a este programa, los interesados deben otorgar el número de cédula y tener una calificación inferior a las 45 puntos en el Sisbén, pertenecer a una familia en condiciones de vulnerabilidad, ser una persona desplazada o reinsertada, o ser madre cabeza de hogar y pertenecer a un estrato socioeconómico de 1 a 2.

Por último, el patrullero manifestó que esta es una oportunidad para que la comunidad en general se dé cuenta que la Policía también contribuye en acciones sociales que repercuten en el mejoramiento de las condiciones de vida de las personas que más necesitan de algún impulso por parte del Estado y de la empresa privada.