En un operativo de control adelantado por el Grupo Especial Anticontrabando (Gracc) de la Secretaría de Hacienda de Cundinamarca y la Policía Nacional, en la localidad de Los Mártires de Bogotá fueron aprehendidas 3.013 unidades de licor nacional y extranjero, algunas de ellas de contrabando, otras sin estampilla y algunas adulteradas.


Entre la mercancía incautada en las bodegas ubicadas en las vías de acceso a la carrera 18 de la capital hay diferentes marcas de whisky, champaña, vino, vodka y aguardiente entre otras bebidas alcohólicas.

“Este operativo forma parte de todo el plan de lucha contra el contrabando y la adulteración de licores. Cómo sabe la opinión pública, el año pasado el departamento de Cundinamarca fue líder en Colombia con cerca de 180 mil incautaciones de licor adulterado y de contrabando, duplicamos las 80 mil que habíamos incautado en 2012 y hubo más de 120 personas capturadas. Este año vamos con mucha más fuerza y estas 3.100 unidades incautadas en el día de hoy, forman parte de todo el plan estratégico que tenemos para el año 2014”, afirmó Octavio Villamarín, secretario de Hacienda de Cundinamarca.

El funcionario anunció además que este año se implementará el Plan Fronteras junto con los departamentos vecinos de Cundinamarca, en zonas limítrofes como Puerto Bogotá, Flandes, Cambao, es decir en las entradas al territorio cundinamarqués a donde llega el contrabando. El propósito es trabajar fuertemente con las autoridades locales de los 20 municipios más grandes de Cundinamarca, así como con los tenderos, distribuidores y comerciantes, advirtiéndoles los riesgos legales que corren, incluso el cierre del establecimiento, de acuerdo con lo establecido en el nuevo Estatuto de Rentas que se implementará.

“Es una estratega muy fuerte basada en un trabajo de persuasión y advertencia pero contundente en la ejecución que tenemos a través del Grupo Anticontrabando del departamento de Cundinamarca, porque estamos perdiendo 250 mil millones de pesos al año por impuesto al consumo… cada cundinamarqués pierde 100 mil pesos al año. Son recursos que nos sirven para la salud, para la educación y la calidad de vida del departamento. La idea es que armemos una red de comunidades, tenderos, consumidores comerciantes y autoridades para controlar este flagelo tan grave para las finanzas del departamento de Cundinamarca y sobretodo tan grave para la salud de las personas”, manifestó Villamarín.

Vale recordar que dichas acciones se realizaron en desarrollo del Convenio Interadministrativo Anticontrabando firmado en noviembre de 2012 por el departamento de Cundinamarca, la entonces llamada Unidad Administrativa Especial de Rentas y Gestión Tributaria (Rencun) y la Federación Nacional de Departamentos por un valor cercano a los 1.618 millones de pesos, con el fin de aunar esfuerzos para desarrollar estrategias encaminadas a apoyar la lucha del departamento contra la introducción ilegal de cigarrillos y licores, tanto auténticos como falsificados y el diseño y puesta en marcha de los planes operativos contra el comercio de estos ilegales y de mecanismos preventivos para evitar la evasión fiscal y el contrabando.