Delincuentes y vándalos que anoche participaban en las protestas rompieron vidrios y lanzaron bombas incendiarias a la edificación, que resultó bastante afectada.  

No es la primera vez que los delincuentes arremeten contra el Palacio de Justicia de Facatativá, pero anoche lograron parte de su cometido porque la edificación sufrió graves daños a raíz del fuego que logró avanzar en el establecimiento judicial.

De acuerdo a versiones de la comunidad y videos publicados en redes sociales, la conflagración se extendió a varias oficinas y duró gran parte de la noche porque había bloqueos alrededor para impedir el paso de organismos de socorro y de las mismas autoridades.