Durante seis horas se propagó el incendio que tuvo lugar en el cerro de San Mateo. De acuerdo con el reporte del Cuerpo Oficial de Bomberos de Soacha, las llamas consumieron aproximadamente cuatro hectáreas de vegetación nativa y se requirieron cerca de nueve horas para ser controladas.


Pese a las recientes advertencias que desde varios canales ha realizado el gobierno nacional, la administración departamental y municipal, en las cuales se reitera el cuidado extremo de los ecosistemas en época de sequía, el informe aportado por el cuerpo oficial de bomberos asegura que, al parecer, el inconveniente que arrastró con cuatro hectáreas de vegetación nativa, flora y fauna del departamento fue iniciado por manos criminales.

A demás de la lamentable pérdida de la vegetación que hacía parte importante de la identidad del cerro de San Mateo, el humo generado por las llamas perjudicó a cientos de familias que residen cerca al cerro en la Comuna Cinco, ya que aseguran que el resultado del incendio incluso se percibió dentro de los conjuntos y las casas, causando a los habitantes de las mismas incomodidades y problemas de salud.
Alba Barbosa, lideresa del sector, describió:

“Mi hija me dijo que empezó a percibir un olor extraño, y a medida que transcurrió el tiempo el olor se hizo mucho más fuerte y todo el humo estaba al interior del conjunto, se veía tal cual como si estuviéramos al interior del incendio y el olor a quemado era supremamente fuerte”, relató, Barbosa.

La conclusión del Cuerpo Oficial de Bomberos, está basada en el análisis de la condición climática de los últimos días. Si bien el fenómeno del niño ha perjudicado de manera importante a Soacha, en los últimos días el municipio no ha lidiado con fuertes olas de calor e incluso ha sido posible presenciar lluvias a diario, por esa razón no se descarta la presencia de manos criminales o imprudentes en el inicio del incendio.

Para que la situación pudiese ser controlada, el Cuerpo Oficial de Bomberos, al mando del teniente, Iván Riobueno, fueron necesarias dos máquinas contra incendio operadas por cinco funcionarios de la estación durante seis horas continuas y posteriormente requirieron tres horas más para liquidar los puntos calientes con el objetivo de evitar que la emergencia se volviese a propagar. Para que todo el trabajo de control fuese posible se emplearon 5.000 galones de agua.

Finalmente, cabe reiterar el llamado que el cuerpo oficial de bomberos ha hecho a la comunidad durante las épocas de fiesta.

“El cuidado de nuestros ecosistemas es fundamental, sobre todo en estas fechas en la que todos debemos trabajar para mantener un buen estado de nuestra forestación, la cual en este momento se encuentra en una situación delicada por la sequía, por eso recomendamos a las familias que eviten realizar asados en estos sitios y así mismo que al viajar se abstengan de arrojar desechos en estos lugares, puesto que muchas veces son factores fundamentales que pueden contribuir al inicio de un incendio forestal”, indicó, Carlos García, portavoz de los bomberos de Soacha.