Incertidumbre entre los habitantes de Santa Ana por el futuro de la Base Militar

Aunque después de una dura batalla, los vecinos de este sector lograron que la Base Militar que brinda seguridad al lugar se quedara tras el anuncio de retiro hecho por el Ejército, hoy de nuevo vuelve la preocupación de ser retirada como consecuencia, al parecer, de la falta de recursos para el pago del arriendo de la casa donde está ubicada.


pp-98.jpg

Ya van dos veces en las que la comunidad de Santa Ana ha logrado evitar que la base se vaya, sin embargo hoy debe lidiar con este nuevo obstáculo, pues falta poco tiempo para que el plazo establecido para cumplir con esta obligación se venza, sin que hayan los recursos para pagar dicho rubro.

Es de recordar que hace seis años cuando fue instalada la Base, se suscribió un convenio en el que se pactó que mientras la unidad militar funcionara, la Administración Municipal se encargaría de pagar el arriendo del predio donde se encuentra instalada. No obstante, como lo manifiestan los vecinos, en esta ocasión no se ha cumplido ese compromiso.

“Hemos hablado con el Secretario de Gobierno, él nos ha reiterado que en este momento no hay recursos y plantea que desafortunadamente habría que dejarla ir. En último caso nos tocaría a nosotros como comunidad hacer una recolecta para poder cancelar lo del arriendo, pues cuando se cae en estas crisis, debe preocuparnos para que las cosas sigan marchando. Sin embargo, le pedimos al Secretario de Gobierno que se trate de destinar recursos para esto, o que se haga un convenio con el Señor de la casa para que se pague al menos una parte, pues si la Administración no se apersona de esto, a nosotros nos tocará mirar cómo hacemos para pagar por lo menos un mes de arriendo”, explicó Carlos Chía, Presidente de la JAC de Santa Ana.

Chía aseguró que es triste que ahora el riesgo de que la base se vaya no sea por una determinación del Ejército, sino por una aparente negligencia de las autoridades locales, que no han destinado recursos para pagar el arriendo. El líder comunal manifestó que los militares garantizaron que la Base iba a seguir en el sector, a la espera de la decisión que tome la Administración Municipal, planteando incluso la posibilidad de que los soldados sean reubicados en otro lugar más apropiado, que no sea una casa adaptada como unidad militar. “Lo que importa es que la Base la vamos a luchar, el solo hecho de que no haya plata no significa que nuestra Base Militar se vaya del barrio”, agregó el Presidente de la JAC.

Otros vecinos del sector hablaron de la importancia que para ellos tiene la presencia de la Base, pues afirman que sólo así se ha logrado ‘espantar’ a la delincuencia que ronda el barrio, y se ha mantenido la tranquilidad para todas las personas que residen allí.

“Pues la Base y la presencia de los soldados es algo muy bueno, los delincuentes con sólo saber que los soldados están cerca lo piensan dos veces antes de atreverse a hacer algo. Sería muy desafortunado que después de que logramos preservar su estadía acá, ahora la quiten simplemente porque no se puede pagar el arriendo”, agregó Blanca López, vecina de Santa Ana.

“La Base ya hace parte del barrio, ellos son como unos vecinos o unos familiares más para nosotros, porque además de que nos garantizan la seguridad, nos ayudan con las labores del barrio y ofrecen otros servicios sociales. No queremos que la Base se vaya, ojalá en la Secretaría de Gobierno logren encontrar algún mecanismo para que los amigos soldados se queden por mucho más tiempo”, sostuvo Alfredo Quintero, habitante de Santa Ana.

Aunque no fue posible hablar personalmente con el Secretario de Gobierno, Óscar Rodríguez, él se comprometió a dar una pronta respuesta a la comunidad de Santa Ana.