Incierta la alimentación de Transmilenio en Soacha

A pesar de que el municipio está invirtiendo una millonaria suma de dinero en la recuperación de varias  vías para que rueden los alimentadores, el fallo en segunda instancia del Tribunal Superior de Cundinamarca permitió que Transmilenio se lave las manos y diga que no tiene nada que ver con el tema porque eso le corresponde a Soacha.

Cabe mencionar que  en primera instancia un juez falló en contra del municipio  y con las apelaciones que se interpusieron el caso se fue para el Tribunal Superior de Cundinamarca,  que es segunda y única  instancia, y es allí donde un magistrado decide algo que no estaba pidiendo la acción interpuesta por el Personero de Soacha  en el año 2016, y se ordena que es el municipio el que debe encargarse del servicio de alimentación del transporte urbano en su territorio para complementar al sistema Transmilenio.    

El Tribunal dijo que Soacha debe implementar el servicio de alimentación

La Personería buscaba “tutelar los derechos fundamentales a la igualdad y a la eficiente prestación de un servicio público a todos los usuarios de Transmilenio en el municipio”. Adicionalmente, pedía que “el alcalde de Bogotá y Transmilenio garantizaran la prestación del servicio de rutas alimentadoras en las estaciones de Soacha”.

Pero en el fallo de segunda instancia, lo que el Magistrado resuelve es que Soacha tiene que hacer todo lo pertinente para implementar un sistema de alimentación, es decir, ni lo que estaba pidiendo el Personero ni lo que el municipio esperaba. (Ver: Soacha solicita revisión del fallo sobre alimentadores de Transmilenio)

“Eso genera un problema porque tomó como base un informe de Transmilenio que decía que para nosotros poder implementar un sistema de alimentación en Soacha el municipio debía  comprometerse al arreglo de las vías por donde se prestaría el servicio, y cuantificado eso cuesta más o menos unos 150 mil millones de pesos, en principio para  8 rutas alimentadoras que fue el primer diseño que se hizo, pero lo que esperamos es que después de la primera consultoría que se contrató, salgan como 10 u 11, y eso costará mucho más plata. Sin embargo fue uno de los compromisos, por eso estamos en la recuperación de esas vías”, dijo el secretario de movilidad de Soacha, Carlos Giraldo.

 “Parte  de los alcances de la consultoría que se está contratando es mirar qué sistema podría darse de tal forma que al usuario le salga a cero pesos, o dentro de lo más grave que pague  una tarifa muy barata, pero no es fácil porque los recursos que deberíamos tener por parte de esa tarifa que se cobra plena no los tenemos ($2.400 por pasaje), porque es un sistema centralizado de recaudo que lo maneja una fiducia la cual  distribuye para las entidades que tienen un porcentaje allí de acuerdo a su actividad”, replicó el Secretario.

Si las cosas se manejaran como en Bogotá, la fiducia debería distribuir el 20% de ese recaudo para la operación de la alimentación de Transmilenio en Soacha, pero eso  no se hace  porque nunca se implementó un sistema de alimentación antes de que se diera inicio a la operación del sistema. “En el momento se aceptó así y ahora ya se descargaron de esa responsabilidad, porque son 120 mil pasajeros diarios que aporta Soacha, y el 20% del total recaudado debería destinarse para los alimentadores”, aseguró Giraldo.  

Lo cierto es que al parecer es otra batalla jurídica que Soacha pierde y que le costará mucho dinero al municipio por no hacer las cosas bien desde el comienzo, teniendo en cuenta que al ponerse en funcionamiento el sistema se aceptó que fuera sin buses alimentadores.

Transmilenio nunca habilitó las rutas alimentadoras por las que sus pasajeros vienen pagando  desde hace seis años, pero perdió la demanda y, ahora le toca hacer como municipio lo que la empresa de transporte no hizo como contratista.

El tema revive, a propósito de la presentación del cronograma para fases II y III de Transmilenio en Soacha.

Sobre Periodismo Público 31587 Artículos
Noticias y actualidad de Soacha y Cundinamarca