Los indígenas de la comunidad embera katío llegaron hace 3 meses y medio,  y exigían ayudas en medio de la emergencia sanitaria por la Covid-19.

El grupo de indígenas protestaba por sus difíciles condiciones de subsistencia, pero finalmente llegó a un acuerdo con el Distrito.

Más de 300 integrantes de esa comunidad llegaron al parque Tercer Milenio de Bogotá desde el pasado 18 de julio, en compañía de 40 niños, mujeres embarazadas y otros de edad avanzada.

En plena cuarentena, los nativos organizaron en cambuches protegidos apenas con bolsas plásticas en los techos y comenzaron a realizar sus labores cotidianas en medio de este parque, que estaba siendo objeto de una remodelación.

Leo Anibal Campo, líder de los nativos, aseguró que en su caso busca reclamar un techo seguro y agregó que muchas de esas familias son desplazadas por la violencia.

“Del Tercer Milenio nos trajeron en la noche a unos apartamentos acá en Ciudad Bolívar. Quedó firmado el compromiso en el acta y será por cuatro meses” indicó el líder, al hacer referencia al pago de los arriendos.

Otra de las soluciones que acordaron para su manutención fue una serie de mercados por el mismo periodo de tiempo. “Se van a entregar bonos canjeables por 4 meses, también nos van a brindar por dos meses alimentación”.

No obstante, el líder advirtió que el compromiso de fondo es el retorno y la reubicación permanente de las familias. De no haber avance “se va a volver a salir al Parque Tercer Milenio”.

Al finalizar el tercer mes del proceso se revisarán las condiciones del retorno de estas comunidades afectadas por el conflicto. Los indígenas fueron reubicados de forma temporal en varios barrios de la localidad de Ciudad Bolívar, en el sur de Bogotá.

Fuente: Sistema Integrado de InformaciónFoto: wradio