Desde hace algunas semanas el caos vial que a diario vive el municipio se ha agudizado por cuenta del cierre de las calzadas exclusivas de Transmilenio. No obstante, desde antes del mediodía de hoy viernes esta situación empeoró, generando un monumental trancón que represó decenas de vehículos que trataron de ingeniárselas para poder salir de Soacha.


Se sabe que las calzadas exclusivas fueron cerradas con el objetivo de realizar las labores de adecuación de las estaciones de Transmilenio, e incluso de los mismos carriles. No obstante, a pesar de que se conocía de antemano que esto iba a traumatizar aún más la pésima movilidad del municipio, en los últimos días el problema ha empeorado más de lo que podría pensarse, pues incluso las vías que usualmente se utilizan como alternas a la Autopista sur, además de las calles internas de los barrios, también evidencian ese colapso.

Hoy precisamente durante toda la tarde y parte de la mañana se evidenció esa traumática situación que afectó a decenas de personas que a diario deben trasladarse a Bogotá, o incluso trasladarse entre la ciudad. Sólo para mencionar un ejemplo, un conductor que salió del paradero del barrio Compartir hacia las 3:00 pm, tardó más de una hora en llegar hasta el cruce de la Cll. 22, teniendo en cuenta que la ruta que realiza va hasta la Clínica San Rafael, por la Avenida 1 de mayo.

En otros casos, hubo personas que sólo transitando por el centro del municipio se demoraron hasta una hora o más tratando de salir a la Autopista sur, a pesar de usar vías alternas como las Crs. 7 y 8, y tomar rutas opcionales por los barrios Lincoln, Camilo Torres y La Amistad. Otras, de acuerdo a lo consultado por Periodismo Público, tardaron aproximadamente una hora y quince minutos, desde el sector de Ciudad Verde hasta el centro.

Pero aunque se podría pensar que el caos fue producto de un accidente o algún otro inconveniente, lo cierto es que el trauma se pudo derivar de otros factores, como por ejemplo el alto tráfico de tractomulas, volquetas, camiones, buses intermunicipales, carros particulares y vehículos de servicio público, cuyos conductores al ver la Autopista totalmente congestionada decidieron buscar salida por las calles céntricas de la ciudad. También se debe tener en cuenta las demoras causadas por los cambios de los semáforos, los escasos policías que controlan y regular el tránsito, los obstáculos que hay en las vías por las obras de rehabilitación que iniciaron hace poco, la misma adecuación del sistema Transmilenio, y la caótica operación éxodo de este puente festivo.

Lo delicado del caso es que a las autoridades locales pareciera no importarles que flotas, camiones y el tráfico pesado se salga de la autopista y tome las vías internas de Soacha, destrozando el pavimento y causando traumas en la movilidad. Muchos incluso se preguntan para qué sirven las señales ubicadas sobre la Cra. 7 y otras vías aledañas, si cada conductor hace lo que le venga en gana sin que la Dirección de Transporte o la Policía hagan algo para evitarlo.

“El trancón es impresionante, llevamos dos horas tratando de salir de Soacha. Que nosotros sepamos no hay accidentes, sin embargo hay una enorme congestión vehicular, pero sobre todo una pésima organización, porque no vemos por ningún lado a los policías de tránsito. Parece que los semáforos están funcionando bien, aun así, la congestión es inmensa”, explicó Janneth Arias, quien hacia las 4:09 pm estaba atrapada en un enorme trancón, cerca del Estadio Luis Carlos Galán.

“No entendemos por qué no se habilita nuevamente la vía de Transmilenio para dar vía a todos los carros, un solo carril no es suficiente para albergar tantos vehículos. Soacha está totalmente colapsada. Camiones, flotas, vehículos particulares y transporte de carga pesada, todo eso es lo que está generando ese colapso total. Yo por ejemplo vengo del barrio Compartir, ha pasado una hora con 25 minutos desde que salí y hasta ahora llego al cruce de la Cll. 22. No me explico por qué razón la Policía no es capaz de agilizar el tráfico, pero sí de imponer multas y comparendos de forma indiscriminada a los conductores”, agregó un conductor de servicio público.

“Esto es un infierno total, no puedo creer que me haya demorado más de 45 minutos desde el estadio Luis Carlos Galán, hasta el Conjunto Residencial La Toscana. El tráfico está imposible, no hay policías de tránsito y los semáforos tampoco ayudan mucho. Salir de Soacha se ha convertido en una verdadera ‘pesadilla’”, concluyó otra persona afectadas por el monumental trancón de hoy en Soacha.

Este medio de comunicación intentó consultar el Intendente Jefe Parmenio García, Comandante de la Policía de Tránsito de Soacha. Sin embargo, el uniformado no contestó las llamadas que se le hicieron.