Un sujeto abordó a cuatro menores en el parque ubicado detrás de Gran Plaza Bosa, los amenazó, les robó los celulares y los obligó a caminar hasta León XII de Soacha.

Una madre de familia relató los angustiosos momentos que pasó su hijo de 13 años y tres compañeritos, el pasado sábado a eso de las 5:00 p.m.

Lo que asegura la progenitora es que viven en un conjunto cerca del centro comercial y que esa tarde los cuatro jóvenes, que oscilan entre los 13 y 15 años, pidieron permiso sobre las 4:00 p.m. para ir a dar una vuelta a Gran Plaza Bosa. Dice que llegaron, subieron al cuarto piso a tomarse fotos y luego salieron al parque ubicado en la parte externa, por la calle 65fsur.

“Mi hijo me cuenta que estaba en la rueda cuando vio que dos de sus compañeros estaban hablando con un tipo, y le dijo al amigo, con quién estarán. Entonces se acercaron y el hombre les dijo: Ah, son ustedes los que venden el vicio acá, ¿qué creyeron, que nos los iba a encontrar? Mi hijo le respondió: nosotros no vendemos nada, y el tipo les dijo que no se pusieran bravos porque todos estaban vigilados y que tenían que irse con él, que tenía un cuchillo y que además estaban vigilados”, relató la madre de familia.

Bajo amenazas y asegurando que el jefe de él estaba muy molesto con los cuatro menores, además de insistirles que estaban vigilados, los obligó a caminar con él en dirección sur, hacia Soacha.  El sujeto les quitó los celulares a dos de los jóvenes porque los otros no tenían móvil, y les hizo cambiar la clave.

La madre asegura que por el camino dejó ir a los dos jóvenes que no tenían celular, pero que a su hijo y a otro compañero los obligó a caminar hasta un sitio desolado, “una olla”, como ella misma lo califica.

“Cuando llegaron a ese sitio, el hombre les dijo que no se movieran, que estaban vigilados y que ya venía, pero ellos decidieron salir corriendo. Luego le preguntaron a una persona por el centro comercial Gran Plaza y les dijo que estaban demasiado lejos, que eso era León XIII”, agregó.

Pero la otra parte de la historia es que los otros dos jóvenes, a quienes dejaron ir por el camino, llegaron hasta el CAI de Piamonte a pedir ayuda, pero según el relato de la madre, no los apoyaron. Lo contrario, recibieron burlas y desaires de los uniformados.

Lo cierto es que los cuatro jóvenes salieron sobre las 4:00 p.m. de sus casas, llegaron al centro comercial y en las afueras del mismo fueron abordados sobre las 5:15 p.m. por el sujeto, y solo se comunicaron con su familia sobre las 8:00 p.m.

Al parecer no es la primera vez que este hombre utiliza la misma modalidad de robo en esta zona. Igualmente, los casos de inseguridad denunciados alrededor de Gran Plaza Bosa son constantes por lo que se alerta a las autoridades y a la comunidad para que estén atentas ante cualquier hecho sospechoso.

Foto: apoyo-Conconcreto