Hacia las 11:30 a.m. de este viernes, obreros de la empresa contratista que adelanta obras viales en la calle 11 entre carreras 5 y 5A del barrio la Unión de Soacha, rompieron un tubo que transporta gas natural. El accidente dejó 25 estudiantes intoxicados del Gimnasio La Alameda, quienes fueron remitidos y atendidos en el Hospital Mario Gaitán Yanguas.


Eran las 11:30 a.m. y las clases transcurrían normalmente. De un momento a otro el profesor Orlando Heredia percibió un fuerte olor a gas y avisó a las directivas y demás docentes; la noticia se propagó en cuestión de segundos por todos los salones y de inmediato se dio la orden de evacuar.

“Retiramos a los estudiantes unos 30 metros del colegio pero el olor persistía. Ante esa situación tomé la iniciativa de ir a la Universidad de Cundinamarca y solicité que nos dejaran entrar porque teníamos más de 320 estudiantes en la calle. Nos autorizaron el ingreso y aunque del colegio habían salido bien, los alumnos comenzaron a presentar síntomas de mareo, convulsión y mucho dolor de cabeza. De inmediato pedimos apoyo a las autoridades de la salud y 25 niños fueron llevados al Hospital Mario Gaitán Yanguas”, explicó el profesor Heredia.

La emergencia causó revuelo entre los padres de familia y aunque todos los menores fueron dados de alta, algunos se molestaron porque se enteraron muy tarde de la situación.

“Yo supe como a las 2:00 p.m. porque alguien llamó que mi niña de 13 años, que está en grado séptimo, se había intoxicado y que la habían remitido al Hospital. Ahora aquí nadie sabe nada, no me dejan entrar y el vigilante se remite a decirme que está en observación”, manifestó Jorge García, padre de familia de Karen Lorena.

“Me parece que los ingenieros de la obra no tomaron las medidas del caso, ellos deben tener planos, pero aun así explotaron un tubo al lado de un colegio sin tener en cuenta que el gas es venenoso. Además hay casas, adultos mayores y personas que pueden salir afectadas”, agregó Gilma Giraldo, abuela de una estudiante de 11 años, a quien remitieron al Hospital para someterla a valoración.

Según el docente Orlando Heredia, los ingenieros de la obra que causaron la emergencia se hicieron presente y estuvieron atentos a la situación.

“Ellos manifestaron su preocupación por lo sucedido y dijeron que están dispuestos a responder por lo que les pase a los niños. Se comprometieron a hacer una reunión la próxima semana con los padres, dar la cara y estar prestos a cualquier cosa”, sostuvo.

El reporte del Hospital

El Doctor Antonio José Romero, subgerente científico del Hospital MGY, dio el reporte oficial de lo sucedido:

“Hacia la 1:30 p.m. empezaron a ingresar menores, estudiantes del Gimnasio La Alameda. La información es que hubo una ruptura de un tubo de gas natural y una intoxicación accidental de 25 menores que han ingresado progresivamente, inclusive la rectora del colegio también se vio comprometida. Hay que tener en cuenta que estas intoxicaciones con gas natural se presentan con irritación de la piel, nauseas, vómito, mareo, dolor de cabeza, algo de tos y puede generar un poco de somnolencia e insuficiencia respiratoria. Los menores se han caracterizado por presentar mareo, nausea, vómito, dolor de cabeza y dolor abdominal”, sostuvo el Dr. Romero.

Hacia las 4:30 p.m. todos los estudiantes estaban fuera de peligro, aunque cuatro aún permanecían en observación por presentar somnolencia. “Estamos esperando asistencia con la parte de oxígeno para determinar en qué momento, dado su estado de recuperación, pueden hacer el egreso hospitalario”, aseveró.

Finalmente, el Dr. Romero hizo las recomendaciones respectivas en caso de emergencias:

“El mantenimiento es clave en el hogar, y en caso de una emergencia lo primero es apartarse de la fuente de intoxicación, del sitio donde se está produciendo el escape, irse a un lugar aislado donde corra aire, si es necesario un lavado ocular y acudir inmediatamente a los servicios de salud a través de ambulancia o un desplazamiento muy rápido para que se tomen las medidas médicas necesarias”, finalizó.