En el barrio Villa Sandra de comuna cuatro de Soacha, Diana Molina, una mujer  de tan solo 22 años y con dos pequeños de 4 y 6 supuestamente ingirió un insecticida que la dejó sin vida en poco tiempo luego de convulsionar gravemente.  La hipótesis de la situación  indican que la mujer tenía problemas personales y entró en depresión, sin que previamente existiera un apoyo  psicosocial  de parte del municipio  o por ente privado.

Parientes y allegados que la vieron tirada sobre el piso intentaron prestarle los primeros auxilios y tras llevarla a las instalaciones del Hospital Cardiovascular en la población, nada pudo hacer el equipo médico para prolongarle la existencia porque la sustancia tóxica había hecho de las suyas en el organismo. 

Se pudo conocer que la dama era casada y tenía dos hijos.  En el transcurso del  fin de semana y bajo protocolos se realizarán sus exequias.

Fuente: Sistema integrado de información y diario del cauca
Fotografía de apoyo