Durante 15 años, los vecinos del barrio Juan Pablo II, segundo sector, obstruyeron las entradas al conjunto con basuras, convirtiéndolo en un botadero. Hoy, luego de un arduo trabajo y concientización de la comunidad, el panorama ha cambiado.


Con el apoyo de la comunidad, desde hace tres meses se logró organizar el conjunto con el fin de ofrecer una mejor calidad de vida a sus habitantes.

“El problema de basuras se ha venido superando, pues nosotros éramos el botadero de los barrios Ricaurte, El Porvenir, 12 Marzo y otros sectores cercanos”, informó Blanca Chavarro, presidenta de la JAC Juan Pablo II segundo sector.

Debido a la delicada situación, algunos jóvenes estaban ingresando al conjunto en busca de un lugar para el consumo de drogas, bebidas alcohólicas y pasar las noches, pues pareciera que muchos de ellos no tuvieran vivienda o un lugar para vivir.

Pero la iniciativa comunitaria permitió superar el problema y ahora los habitantes de Juan Pablo II le apuestan a otros proyectos que generen desarrollo y progreso:

“Uno de los proyectos que tenemos actualmente con la comunidad es lograr sacar adelante nuestro barrio, se pasó el proyecto para la construcción del salón comunal al Señor Alcalde Juan Carlos Nemocón, también se solicitó el arreglo del parque y las canchas, pues estas están en mal estado ocasionando inundaciones en época de lluvia, interfiriendo en el espacio para niños y jóvenes. En la Alcaldía se comprometieron a verificar el espacio que tenemos para elaborar un parque y ver si este lo podemos incluir en el presupuesto del próximo año, pues queremos seguir trabajando por nuestra comunidad”, agregó Blanca Chavarro.

Los residentes están agradecidos por el trabajo que se ha realizado con la comunidad, pero piden seguridad y apoyo a los proyectos que se están emprendiendo con el fin de construir un ambiente digno para todas las familias.

“Se ha venido trabajando con mejoras al barrio, y es muy importante que las personas sepan que deben tener conciencia, que hay que mantener el barrio limpio para que sea agradable. Faltan cosas, lo más importante para el municipio debería ser el tema de seguridad, que es un problema que está viviendo este y los barrios cercanos, es frecuente y triste ver muchos jóvenes consumiendo drogas y eso es también peligroso. Tenemos el apoyo de nuestra comunidad, pero requerimos además la presencia de la Policía Nacional y de la administración para que se cree un plan de acción de impacto y así poder apoyar a tanto joven que hoy en día no tiene nada más que hacer. Como barrio se han hecho gestiones pero no han sido apoyadas por la Alcaldía Municipal”, concluyó Diego Silva, integrante de la JAC.