Diferentes encuentros y talleres han servido para que los líderes del municipio adquieran conocimientos sobre el verdadero papel de las Juntas de Acción Comunal en sus respectivos barrios y sectores, teniendo en cuenta que la elección de los dignatarios comunales debe hacerse por ley el próximo domingo 24 de abril.


Con la formulación del proyecto “Soacha una apuesta de desarrollo para la paz”, trabajando por la Corporación ICASA en alianza con la Fundación Social, se llevó a cabo un encuentro de líderes comunales y comunidad con el fin de fortalecer los mecanismos de ejecución del trabajo comunal y aumentar el acercamiento de la comunidad con las Juntas de Acción Comunal (JAC).

El encuentro hace parte de la estrategia que desde la corporación ICASA y la Fundación Social busca acompañar a las Juntas de Acción Comunal en los procesos de elección y conformación de las mismas, con el objetivo de generar en los lideres y comunidad la priorización del bien común y el acercamiento de ambos en aras de aportar a la construcción de paz.

Julián Trujillo, coordinador de la corporación ICASA, explicó el objetivo de la iniciativa con las JAC y la comunidad.

“En el ejercicio estamos identificando las fortalezas y desmotivaciones del trabajo comunal; al hallar las desmotivaciones, los comunales – de la mano con la comunidad asistente – deben crear soluciones y un plan de acción para que todas las personas empiecen a empaparse del tema y reconozcan el trabajo de la acción comunal, al tiempo que aportan en el desarrollo de la misma”, sostuvo.

Justamente, en el trabajo realizado por los asistentes al encuentro llevado a cabo en el salón comunal de Villa Sofía II de la Comuna 1, uno de los mayores problemas identificados al momento de ejercer la acción comunal fue las divergencias creadas por la mayoría de la comunidad y el concepto que la misma suele tener sobre los líderes de los barrios.

“Para el correcto funcionamiento de la acción comunal, hace falta el acercamiento de los residentes de los barrios con sus representantes, debido al desentendimiento habido en todo el municipio, muchas personas tienen un concepto erróneo del trabajo comunitario, olvidando que ellos también hacen parte de la construcción de soluciones y propuestas para mejorar los entornos, en todo sentido posible”, manifestó Juan Adolfo Cruz, vicepresidente de la JAC del barrio Vivero, en la Comuna uno.

Retomando el objetivo principal del encuentro, que es hallar el plan de acción para el mejoramiento de la efectividad y la labor comunal, los presentes coincidieron en que la base y la principal herramienta para la construcción de una sociedad integral están en el cuidado del núcleo familiar y la reestructuración de valores éticos en la misma.
Néstor Ramos, habitante de la Comuna uno y activista social, puntualizó.

“La familia siempre va a ser el eje más importante para la construcción de cualquier sociedad, es por eso que debemos empezar a trabajar desde las familias, incluyendo desde el más pequeño hasta el adulto mayor de la casa. El acercamiento y conocimiento del trabajo comunal tiene que ser interés tanto de los lideres como de la misma comunidad, puesto que el desarrollo de los entornos es responsabilidad de todos y entre más personas estén dispuestas a trabajar por el bien común, seguramente cada barrio tendrá resultados que impactaran positivamente en todo aspecto imaginable”, destacó.

Para concluir, Laura Delgado, asistente del proyecto desarrollado por ICASA, resaltó la prioridad que debe haber en la colaboración de cualquier persona en el trabajo comunal.

“Cabe resaltar que el proyecto no está dirigido únicamente a las personas que quieran hacer parte de una JAC, está encaminado para invitar y guiar a todas aquellas personas que quieran hacer un trabajo social con las Juntas sin necesidad de pertenecer a ellas, pues la integridad de las familias y la evolución de los territorios debe ser responsabilidad de todos y es necesario que todos hagan parte de dicho proceso de construcción”, finalizó.