No hay equivocación alguna al expresar esta frase porque sencilla y llanamente, las directivas del partido liberal, tanto nacional como departamental, no tienen el talante político para avalar candidatos, ya sea para la alcaldía como para el concejo municipal, que representen al partido liberal en la contienda electoral del 30 de octubre.


El partido liberal en Soacha, que tiene la mayor votación en el departamento, seguramente y sin temor a equivocarme, va a tener la abstención mayoritaria en toda la región cundinamarquesa y, también por qué no decirlo, que los únicos responsables son las directivas del partido, que no han mostrado interés alguno diferente al de respaldar a candidatos de otros partidos, ya sean de Cambio Radical, la U o el PIN.

Creo que no hay otra explicación y si no es así, entonces por qué dejan para última hora las inscripciones de candidatos del partido liberal. Como la abstención se va a presentar como un hecho real y en especial para el liberalismo soachuno, estoy también completamente seguro, que la indignación de las mayorías liberales del municipio se van a acentuar en grandes proporciones, y por consiguiente no quedará otra alternativa que la de organizar después de las elecciones de octubre una asamblea municipal del partido que programe y realice una reorganización del directorio liberal municipal, que represente los diferentes matices del partido y en los cuales está dividido nuestro partido. A esta reorganización se debe contar con la presencia de las directivas nacionales y departamentales para que la avalen.

Debo reiterar que a pesar de lo que suceda en las próximas elecciones de octubre, el partido liberal seguirá en deuda con el municipio de Soacha, no solo en lo político, sino también en lo económico y social.

PEJUSAVA

[email protected]