Es uno de los acuerdos a los que llegaron el alcalde Mayor de Bogotá, Gustavo Petro; el ministro de Transporte, Miguel Peñaloza Barrientos y el gobernador de Cundinamarca, Álvaro Cruz, al finalizar la reunión que buscaba facilitar el desarrollo de la Avenida Longitudinal de Occidente y la continuidad de la red de TransMilenio hasta el Aeropuerto Eldorado.


En lo que a la Avenida Longitudinal de Occidente respecta, las intenciones del Gobierno Distrital de hacer un corredor férreo y del Gobierno Nacional un corredor vial, fue viabilizada permitiendo que se compartan las dos iniciativas.

El tramo entre Chusacá y el río Bogotá, de 14 kilómetros, se adicionará con las mismas especificaciones hasta la calle 13.

El alcalde mayor de Bogotá, Gustavo Petro, dijo que entre la calle 13 y la calle 170 habrá espacio para el modo de metro ligero «articulado a unas calzadas vehiculares que coparían el 25 por ciento de la franja, con lo cual se libera otro segmento para usos ambientales, juveniles, recreativos y educacionales».

También reveló el MinTransporte el análisis hecho a las posibilidades de articular el metro ligero por la carrera Séptima, al igual que la continuidad de este sistema en Cundinamarca con los ramales que llegarían a Soacha, Facatativá y Zipaquirá.

De igual forma, fue acordada la entrega de los corredores férreos urbanos por parte de la Agencia Nacional de Infraestructura al Distrito. También se discutió la implementación de dos cables aéreos y del seguimiento que se hará a estas iniciativas con el propósito de formularlas oficialmente.

Sobre el tramo vial que le dará continuidad al sistema TransMilenio hasta el aeropuerto internacional Eldorado, el Ministro de Transporte destacó que en este encuentro se hizo claridad sobre cómo «la Aeronáutica Civil tiene con el contratista Opaín las dos calzadas de uso mixto, dentro de su alcance básico; y el IDU licitará el carril exclusivo del sistema de transporte masivo.

En consecuencia, no se adicionará ningún contrato en curso». El ministro Peñaloza Barrientos señaló además que el alcalde mayor de Bogotá «quiere revisar los costos de este carril, los cuales podrían ser inferiores a los promedios de TransMilenio por cuanto esta es una zona que no requiere intervenciones urbanas, por estar, prácticamente, dentro del área del aeropuerto».

www.bogota.gov.co