Pareciera que el destino estuviera en su contra porque el lunes y el viernes de esta semana fue víctima de los delincuentes. Ambos robos fueron en la noche.

Ruby es secretaria desde hace tres años en una empresa ubicada en Kennedy central, reside en Hogares Soacha y todos los días debe desplazarse en un colectivo por la Avenida Primero de Mayo.

Cuenta que durante el tiempo que ha hecho este recorrido nunca le había pasado nada, pero aseguró que esta semana fue víctima de los delincuentes en dos ocasiones.  

“El primer caso me ocurrió el lunes, ese día estaba bloqueada la autopista en la 22 y me tocó bajarme en Unisur, y como no pasó un carrito que me llevara, decidí caminar. Iba por el lado del estadio cuando tres pelados en una ciclan me atracaron y me robaron el celular, pero afortunadamente no me pasó nada”, narró.

Ese día llegó a casa y cogió un celular viejo que tenía para no quedarse incomunicada, pero lo que no se imaginó es que la misma semana volvería a ser víctima de los ladrones, tal y como le ocurrió el pasado viernes.

“Ese día cogí un Veredita porque no pasó el Danubio, y aunque la 22 también estaba bloqueada, el conductor se metió por Unisur a la derecha y por esos barrios hasta que logró salir, pero me tocó bajarme en Indumil y caminar. Había avanzado como dos cuadras cuando dos tipos en una moto me cierran y se baja el parrillero amenazándome y pidiéndome el celular. Yo le dije que no tenía y se portó muy agresivo, la cosa es que se llevó un bolsito donde tenía el móvil viejo, como 15 mil pesos y unas cremas”, dijo la víctima.  

Ruby dice que, aunque nunca le había pasado nada desde que vive en Hogares Soacha, sí había escuchado que robaban a la gente, por eso hizo un llamado a las autoridades para que refuercen la seguridad con el fin de evitar que los ladrones sigan haciendo de las suyas en las calles del municipio.