La Alcaldía Municipal de Zipaquirá materializó, junto con la Corporacion Autonoma Regional De Cundinamarca (CAR), una medida preventiva impuesta en el año 2012 contra la mina de carbón San Cristóbal, ubicada en zona del páramo de Guerrero.

Dicha medida, fue confirmada en el año 2018 y después de haber enviado la solicitud a la alcaldía municipal, ésta no había tomado ninguna actuación. Sin embargo, este lunes quedó materializada ordenándose la suspensión de actividades de extracción minera, la cual derivaba en captación ilegal de aguas de un pozo profundo y vertimientos sin permisos, que con aguas de lluvia llegaban a un canal y finalmente a la quebrada Guerrero y otras fuentes hídricas cercanas.

A mediados de mayo del 2019 la CAR suspendió las actividades de explotación debido a los impactos negativos sobre la vegetación nativa y la zona de recarga hídrica.