Como ocurre en otras zonas de Soacha, la comunidad de este sector de la comuna cuatro se ve afectada diariamente por la escasa presencia de rutas de transporte de servicio público que les permita movilizarse dentro y fuera del municipio, con el agravante del problema de inseguridad que enfrentan los conductores al tratar de cumplir con su deber.


Es una odisea completa la que deben enfrentar estas personas al tratar de ir hacia sectores de Bogotá como la Av. 68, Palermo y el Centro, dado que para poder hacerlo se requiere (en la mayoría de los casos) tomar dos y hasta tres buses, tanto de ida como de vuelta, con los perjuicios y las dificultades que eso implica, sin que hasta ahora haya una solución visible y definitiva a la problemática.

«El transporte siempre ha sido malo y en el momento en que nosotros nos quejemos, las autoridades simplemente nos dispersan sin que nos quede más que aguantarnos ése pésimo servicio. Para ir hasta Unisur debemos pagar un costo y si vamos para Palermo o el Centro de Bogotá debemos cancelar otro valor adicional. Fácilmente podemos esperar una hora u hora y media para que pase por ejemplo la ruta que uno necesita y cuando al fin lo logramos, el carro pasa lleno y debemos irnos como al conductor ‘se le dé la gana’ llevarnos. A esto se suma el hecho de que en horas pico es muy escaso el servicio y a mucha gente le toca irse en lo primero que salga y utilizar hasta seis transportes para movilizarse (tres de ida y tres de vuelta), teniendo en cuenta además que después de las 3pm no se consigue casi nada y para llegar hasta acá nos toca coger cualquier vehículo”, indicó Luis Garzón, residente del sector.

“El Director de Transporte nos había asegurado que enviaría cerca de 60 buses para cubrir la demanda de pasajeros, pero tan sólo vemos que arribaron 15. Los conductores se niegan a subirnos hasta el barrio a causa de la inseguridad y dejan a la gente ‘botada’ en San Mateo, entonces nos toca hacer un trasbordo para que nos traigan hasta acá y es terrible porque muchas veces hacen desvío hacia El Oasis y no llegan hasta Ciudadela. No sé cómo se manejan los despachos, pero sería muy bueno que cada 10 minutos se envíe una ruta diferente y no la misma, incluso William Ardila lo manifestó así en una reunión celebrada el año pasado en la que se nos dio a conocer cómo se iban a distribuir las rutas, aunque igual seguimos viendo las deficiencias en el servicio”, expresó Emérita Díaz, Presidenta de la JAC de San Rafael II sector.

Frente a los expresado por los vecinos, vale la pena anotar que según ellos en los despachos no existe una autoridad que regule la manera en que las empresas envían cada una de las rutas que se dirigen a la capital de la República, sin dejar de lado que en los últimos meses (de acuerdo a lo expresado por la comunidad) se ha disminuido la cantidad de automotores.

El problema de Cootransucre

Sin embargo aunque el problema se presenta específicamente con las rutas que van hacia Bogotá, este se ha venido extendiendo a las rutas internas que circulan en Soacha, más exactamente con las que maneja la empresa Cootransucre (que de acuerdo a lo que afirman los usuarios, es la única alternativa constante que tienen de desplazarse a otros sectores del municipio y hasta la Autopista sur para posteriormente tomar transporte a la capital), pues varios de sus conductores han sido objeto de amenazas e incluso ataques por parte de los delincuentes que hacen presencia en la zona.

“El transporte es insuficiente y el poco que aún funciona con normalidad es atacado por delincuentes a punta de piedra. Los transportadores se sienten inseguros y solicitan un apoyo de las autoridades para poder continuar con el servicio. En el sitio conocido como puente roto se para un grupo de muchachos que esperan a los carros para apedrearlos, incluso uno de estos vehículos sufrió un atraco, sin embargo la empresa sigue prestándonos el servicio, pero la situación se ha puesto tan delicada que el Gerente de Cootransucre ha advertido que va quitar el servicio en las horas de la noche. Nosotros mismos hemos procurado hablar con la Secretaría de Gobierno y el Comandante de la Policía, pero basta decir que no hay efectivos suficientes que garanticen la seguridad, sólo los vemos en caso de alguna eventualidad”, agregó José Fernández.

Periodismo Público intentó dialogar con el Gerente de Cootransucre frente a los ataques de los que ha sido víctima, pero éste se abstuvo de dar declaraciones debido al inminente riesgo en el que se encuentra y las agresiones de las que ha sido objeto.