A pesar de la insistencia del gremio, la Secretaría de Movilidad y la policía no controlan la informalidad ni le ponen freno a los taxistas de Bogotá.

Cansados de tanta piratería y de la falta de control a los taxistas de Bogotá que trabajan en Soacha, líderes, conductores y propietarios de taxis del municipio se reunieron para analizar la problemática y pedir a las autoridades más operativos que permitan controlar la informalidad.

“Al señor alcalde y a la policía que nos colabore con operativos, que no nos deje solos, porque la informalidad y los taxistas de Bogotá nos tienen perjudicados”, dijo Noe Lozano, líder del gremio de taxistas de Soacha.

Lo que dicen los taxistas de Soacha es que hay bastante informalidad, carros piratas que prestan el servicio sin ningún control, afectando el trabajo de ellos, que están legalmente constituidos en el municipio.

Otro factor que cuestionan es la presencia de taxistas de Bogotá en el municipio, incluso se han presentado hechos donde cometen irregularidades con los usuarios y culpan al gremio de Soacha. “Lo que pedimos es que empiecen a ejercer control a la informalidad y a los taxistas de la capital, de lo contrario seguiremos viéndonos afectados”, agregó el líder.

Un tercer factor que perjudica a los taxistas de Soacha son los bicitaxis. Dicen que tampoco hay control sobre ellos, a pesar de los constantes accidentes que se han presentado y las quejas repetitivas por parte de los usuarios.