El incumplimiento en la instalación de una cámara de seguridad en el sector de Los Cristales y la deficiente reacción de la Policía del sector para actuar contra la creciente delincuencia que ronda el barrio, fueron las principales causas que la comunidad del barrio Nuevo Compartir halló para explicar el aumento de la inseguridad en sus calles.


Heiner-Gaitán-Soacha.1

Heiner-Gaitán-Soacha.1

Tal como sucede en otros barrios de Soacha, en el lugar se evidencian delicadas problemáticas como el consumo de drogas, la presencia de grupos delincuenciales, atracos y otras situaciones que arrebatan la tranquilidad de esta comunidad, teniendo en cuenta que además hay algunas zonas que son consideradas como ‘puntos críticos’ por parte de quienes habitan en el sector.

“Aquí en el barrio hay bandas que se dedican a robar sus pertenencias a las personas que trabajan o estudian y que llegan hacia las 10 u 11pm. Los vecinos deben desplazarse desde y hasta Los Cristales para salir o llegar de sus trabajos, pues en el barrio no tenemos transporte fijo después de las 6pm, y de hecho sólo existen dos o tres rutas que circulan por acá a lo largo del día. Frente a esto último, el problema es que debemos atravesar un terreno destapado que es muy desolado, es ahí donde aprovechan para atracar a las personas. No olvidamos que también hay otros puntos críticos, como por ejemplo los callejones y los alrededores del colegio, que en la noche es un sector muy peligroso”, expresó Libardo Gaitán, Vicepresidente de la JAC del Nuevo Compartir.

“La inseguridad en el barrio es un problema delicado, por ejemplo en las tardes es terrible ver cómo se aumenta la presencia de consumidores de drogas y ladrones por el callejón que está junto a la panadería, donde permanecen algunos grupos de personas que están pendientes de ver a quién pueden robar, al igual que pasa cerca de la cancha y en los alrededores del colegio, donde también se consumen drogas y se presentan atracos”, agregó Margarita Pérez, vecina del sector.

Tanto Gaitán como Pérez coincidieron en asegurar que aunque se ha anunciado que se iban a instalar cámaras de seguridad en Los Cristales, y se habló en su momento de otras medidas desde hace ya mucho tiempo, hasta el momento no se ha concretado nada, pues en Los Cristales, por ejemplo, escasamente hay un poste sin cables.

“Mis hijos son los que se han visto afectados con la inseguridad, ellos han sido atracados muchas veces. A uno de ellos casi me lo matan hace exactamente dos meses, justo en plena calle principal del barrio (Cll.2), simplemente por intentar robarle la bicicleta. A él le dañaron la vía lagrimal del ojo y le rompieron la cabeza, por lo cual tuve que hospitalizado. A mi hija le robaron el celular y la cartera, y también conozco de personas a las que les ha ido muy mal, sin importar por cuál lado se metan. Aquí hacen lo que quieren, roban lo que sea y la Policía no hace nada, así como tampoco instalaron la cámara de seguridad que se supone iban a poner en Los Cristales”, concluyó Marta Prieto, habitante del Nuevo Compartir.