Los ladrones aprovechan el caño para esconderse, insisten en introducir llaves a las chapas para robar las viviendas.

La inseguridad es un tema que se está saliendo de control, tanto en el municipio como a nivel nacional, ya que el incremento de los atracos durante esta cuarentena es alarmante. Un caso específico  es en Jardín de los Rosales, barrio de la comuna tres de Soacha, donde la comunidad se siente acorralada por los delincuentes.  

Los habitantes afirman que están ubicados al frente del caño Río Claro, lo que facilita que los delincuentes se escondan  para atracar y escaparse, situación que realmente alarma a la comunidad. “Como vecino de Jardín de los Rosales en la diagonal 39, tenemos el problema de quedar  al lado del caño y la inseguridad es cada vez peor porque los ladrones se nos esconden ahí para atracar; me preocupa la presencia de la Policía que no nos está acompañando, pasaron unos días y no volvieron a pasar, y nos siguen metiendo llaves a las puertas de las casas por las noches, y la única forma de defensa que tenemos por el momento es una alarma comunitaria”, comentó un residente del barrio.

“Estamos preocupados porque esto no mejora, por eso acudimos a Periodismo Público, para que este problema se pueda dar a conocer  debido a que necesitamos mayor acompañamiento de las autoridades competentes, ya que cada vez estamos peor”,  aseguró un líder  del barrio, quien manifestó que anteriormente se había denunciado el problema, pero que todo sigue igual; los delincuentes aprovechan  la madrugada para meter llaves a las casas, como ocurrió un día a las 3:00 am que un hombre fue detectado por la comunidad introduciendo llaves y se alcanzaron a tomar algunas  fotografías.

 “Yo pienso que la inseguridad  es las 24 horas del día, cuando salimos muy temprano ya hay personas que están vigilando para robar, lo mismo al llegar tarde de la noche, ellos  están por ahí mirando cómo se nos pueden meter y eso es a toda hora. Como no se ve frecuentemente a la Policía, están más alborotados”, sostuvo una residente de Jardín de los Rosales.

Los residentes del barrio muestran su preocupación ya que a cualquier momento del día o de la noche están con la zozobra  de ser atracados y piden mayor acompañamiento de las autoridades;  mientras tanto, deben seguir cuidándose  entre sí como comunidad. “Hacemos un llamado a las autoridades para que esté más pendientes de la cuadra de nosotros, de la calle 39,  ya que tenemos este problema y cada vez está peor, se nos pasan por el caño y nos están atracando por todas partes,  de día y de noche”, concluyó un residente del barrio.

Finalmente, tanto el líder como los habitantes de Jardín de los Rosales aseguraron que no es mentira lo que están viviendo por culpa de los delincuentes, que la cicloruta es un atracadero,  la inseguridad es real y que la situación es bastante preocupante.

Por Natalia Soto Parra