No solo por medio de atracos o descuido se roban las bicicletas en Soacha. Los ladrones ahora son más ingeniosos para distraer a las víctimas.

Esta semana se conoció un caso donde una joven de 19 años resultó robada por dos delincuentes que lograron quitarle su bicicleta. “Guapos y bien hablados, pero ladrones”, dijo la mujer.

El caso ocurrió en una calle de la comuna cinco de Soacha en pleno mediodía. Isabela salió a dar una vuelta porque estaba aburrida en casa, le dijo a su madre que iba a ir hasta Unisur a encontrarse con un amigo y luego regresaba a almorzar.

“Salí de casa e iba por una calle cerca del Cardiovascular, normal, cuando vi una estrellada entre un bicitaxi y un carro en la mitad de la vía. Me dio por parar a mirar y dos chicos estaban también mirando, me buscaron la conversa y empezaron a hablar del accidente, muy amables ellos”, relató la joven.

Pero lo que la víctima no se percató es que los dos jóvenes buscaban distraerla para robarle la bicicleta. “Ellos me dieron confianza porque estaban bien vestidos, bien hablados y muy amables, incluso me preguntaron dónde vivía, qué hacía y me dijeron que yo era una mujer muy bonita, pero jamás sospeché nada”, relató.

Varias personas estaban en el sitio mirando la colisión entre el bicictaxi y el vehículo particular, todos parecían ser de la zona o personas que pasaban. “No sé si es que ellos le echan algo a uno, o qué pasa, pero les dije para dónde iba y acepté que me acompañaran, no le vi nada malo. Entonces seguimos los tres hablando y como una cuadra más adelante me dijeron que cogiéramos por una calle, que por ahí nos rendía más para llegar al centro comercial”, sostuvo.

Siguieron caminando y “hubo un momento que en la calle no había nadie, solo nosotros tres, y en ese instante me robaron la bicicleta. El que iba a pie, porque el otro estaba en cicla, me dijo textualmente: nena, nos vamos a llevar la bicicleta, bájate y no digas nada, sino te jodemos, mientras me mostraba una navaja”, contó la joven.

Los dos ladrones se esfumaron en cuestión de segundos, aunque la joven reconoce que no atentaron contra su integridad, pero sí asegura que luego del hecho quedó con un trauma bastante grande. “No sé por qué no sentí desconfianza y cuando me robaron no me asusté, pero como dos minutos después de que se fueron, empecé a temblar y ahora estoy bastante asustada, siento miedo de salir sola”, puntualizó.