Los primeros meses de vida son cruciales en la prevención de la salud futura del adulto. Recientes estudios han demostrado que la prevención de enfermedades cardiovasculares, diabetes e hipertensión tienen origen en la forma como nos alimentamos desde los primeros meses de vida y de los hábitos que adquirimos en esta etapa temprana.


Nos programamos desde que estamos en el vientre de nuestras madres y no solo por factores genéticos. Según un estudio publicado en The Lancet, las embarazadas con sobrepeso tienen mayor riesgo de dar a luz bebés con más peso al nacer y un mayor riesgo de que el bebé gane peso rápidamente en el futuro. Este estudio fue realizado por investigadores del Hospital Infantil de Boston (Estados Unidos). [[1]]

El sobrealimentar a los bebes durante los primeros meses puede volverlos más propensos a ganar peso rápidamente y desencadenar hipertensión o enfermedades cardiovasculares. Según afirma el experto Dr. Atul Singhal «cuando los bebés están expuestos a alimentos altos en proteínas y en grasas, son más propensos a ganar peso rápidamente».[[2]]

El bebe gordito y grande ya no es el parámetro de salud durante estos cruciales meses de la vida, es por esto que hay que educar a los padres y profesionales de la salud para que entiendan que el bebe debe crecer y ganar peso a un ritmo más lento, siguiendo las tablas de crecimiento de la OMS, este el gran punto de partida para mejorar la salud futura.

Por otra parte, es vital introducir adecuadamente los alimentos en cada etapa de la vida. Se recomienda mantener la lactancia materna exclusiva de los 0 a 6 meses de vida, de no ser posible es importante que consulte con su profesional de la salud sobre la mejor opción de nutrición para su bebe.

A partir de los 6 meses se debe iniciar la alimentación complementaria, cuidando siempre de no introducir alimentos muy azucarados o salados, pues aunque no lo crea esto programa el gusto del bebe y lo vuelve más propenso al consumo de azucares refinados y sales.

Es común, pero realmente se ha preguntado ¿cuántas veces sin darse cuenta le da un alimento azucarado a un bebe de 6 ó 7 meses, solo para que lo pruebe? Adicionalmente durante esta etapa a pesar de iniciarse la alimentación complementaria, el bebe aún no logra digerir todos los alimentos, por tal razón es muy importante mantener ya sea la lactancia materna o complementarla con la porción liquida de alimento infantil que le garantice el correcto aporte de macro (proteínas y calorías) y micronutrientes (Zinc, Hierro, Vitamina A, D y oligoelementos) que son fundamentales en el desarrollo y bienestar del bebe.

Finalmente es importante no introducir la leche de vaca a una edad temprana, pues se corre el riesgo que el niño sufra de micro sangrado que no son fáciles de detectar, causan daño en la mucosa intestinal y sufren de diarreas crónicas. Además al tener esos sangrados les provoca también anemia por la pérdida de sangre constante, lo que va en detrimento de la salud del infante.

1- The Lancet The association between pregnancy weight gain and birthweight: a within-family comparison 18 Sept2010

2- Researchers at the UCL Institute of Child Health and published in the American Journal of Clinical Nutrition. Sept 2010

Fuente: IMAGE&PRESS