Ella es Martha Yolanda Garzón Andrade, quien se adjudica el título de la reina del masato soachuno. Dice que masatos hay muchos, pero está convencida que el suyo es el mejor.

Con ánimo carismático, Martha Yolanda afirma que ella es la reina del masato soachuno, que aunque en el municipio se pueden ver muchos puestos de venta de este producto, ninguno es como el de ella, y cuenta con orgullo que la diferencia entre su masato y los demás, es que ella lo elabora con amor.

Y es que ese amor por el masato empezó desde muy niña, afirma que en su casa siempre lo tomaban y que a sus padres les encantaba esta bebida. Y recuerda con sus ojos llenos de emoción que uno de sus planes favoritos de niña era salir con su padre los domingos de excursión por Soacha. Cuenta que siempre iban a las casetas a tomar masato y a comer garullas, que a ella al igual que a su progenitor le parecía delicioso, y que encontraba en el masato soachuno un sabor especial que nunca había probado en otras partes.

Desde ese entonces se envició, dice ella, por esa bebida, y cuando ya fue más grandecita empezó a hacerlo en su casa para ocasiones especiales. Asegura que sus hermanos y allegados siempre le encargaban la preparación del masato, pues a nadie le quedaba igual.

Martha Yolanda Garzón Andrade, la reina del masato soachuno

Martha Yolanda vivió en Bogotá la mayor parte de su vida, en el barrio La Fragua, pero hace siete años compró un apartamento en Parque Campestre de Soacha, y dice que lo primero que hizo cuando llegó a vivir allí, fue ir a buscar masato, quería evocar esos recuerdos vividos que tenía de niña en torno a esta bebida. Sin embargo, dice, que algo había cambiado, y descubrió que el masato que ella tanto amaba y que tan hermosos recuerdos le traía, ya no era el mismo. Cuenta que recorrió caseta por caseta y no pudo encontrar ese sabor especial de antaño que la regresara a aquellas épocas recorriendo Soacha y tomando masato junto a su padre. 

Aunque Martha siempre había sido costurera y todavía trabaja haciendo arreglos en su casa, dice que en ese momento se le metió la idea de hacer masato soachuno, que iba a recuperar esa esencia y sabor único del masato que hacían los antiguos, por eso empezó a fabricar esta bebida hasta convertirse en la reina.

Martha está convencida que, aunque la gente lo crea muy fácil, no cualquiera hace un buen masato, que a “muchas personas se les corta, se les agria, se les babosea”, pero a ella no; por el contrario, asegura que mientras más pasa el tiempo, se pone de mejor sabor, y que su fórmula secreta no es nada más que el amor, el mismo que la transporta a evocar su infancia por medio de esta bebida.

Cuenta que la gente la busca para fiestas y eventos, y que nunca le faltan los halagos para su masato, le dicen que es el mejor de Soacha, por eso afirma con certeza que ella es la reina del masato, y que está feliz y agradecida con Dios por permitirle vivir en esta tierra soachuna que tanta ama.

 Así que, si usted quiere comprobar si lo que dice Marta Yolanda es verdad, la pueden encontrar en Parque Campestre etapa 12, o contactarla al WhatsApp 3126486285.

Por Sary Tovar