Andrea Cortés fue inhabilitada de su cargo como patrullera de la Policía, luego de que presuntamente hurtara una crema para los ojos en una droguería al norte de Bogotá.

Luego de 3 meses de los hechos, la Policía Nacional ejecutó este lunes en la tarde el fallo disciplinario en contra de la patrullera Andrea Cortés Guarín. En la decisión, fue destituida e inhabilitada por 11 años para ejercer cargos públicos.

La uniformada fue denunciada ante la Fiscalía General de la Nación, luego de que la dueña de la cadena de farmacias evidenciara el acto en las cámaras de seguridad, allí se observa que Cortés en un descuido de la cajera, echó la crema facial en una bolsa y se retiró del establecimiento. El producto tenía un costo de 141.000 pesos.

La defensa de la sindicada alegó que la información suministrada por la cajera de la droguería no era correcta, ya que, como se ve en la grabación, si empacó el producto, pero el mismo ya había sido cancelado. Sin embargo, Cortés enfrenta un proceso penal en la Fiscalía General de la Nación por el delito de hurto agravado.

La uniformada publicó en sus redes sociales que la vendedora le ofreció una crema para las ojeras, que estaba en promoción: “Le digo que sí, que me la llevo. Entonces la vendedora me pasa una bolsa para que yo empaque los productos cancelados. No sé si por razones de la Covid-19 ella no empacó. Yo soy la que guardo en la bolsa el migriñón y la crema, pago y me retiro del lugar”.

En febrero de este año, Andrea Cortés Guarín se convirtió en la primera mujer transgénero en hacer parte de la Policía Nacional.