Un recorrido realizado ayer por el alcalde Juan Carlos Nemocón, el coronel Alejandro Murillo, el secretario de gobierno Óscar Rodríguez y personal de la Fiscalía, a la estación de Policía del centro de Soacha, sirvió para confirmar que el proyecto de crear la Unidad Permanente de Justicia UPJ será una realidad.


Daniel-Martínez-con-Bernardo-Martínez

Daniel-Martínez-con-Bernardo-Martínez

Luego del Consejo de seguridad de los lunes, las autoridades decidieron poner en marcha estos dos proyectos y mostrar los sitios donde operarán.

En cuanto a la Unidad Permanente de Justicia, ayer mismo el Cuerpo Técnico de Arquitectos de la Policía y de la Alcaldía, observó el sitio para comenzar los estudios previos, y este viernes se realizará una visita a la UPJ de Bogotá para conocer cómo funciona, su forma de operación y qué servicios presta con el fin de implementarla muy rápidamente en el municipio.

Inicialmente se destinaron 200 millones de pesos y por ahora se empezará con estudios y diseños. Se estima que la obra de adecuación debe comenzar antes de finalizar el año y estará lista sobre agosto de 2013.

“La Unidad Permanente de Justicia, que no existe en Soacha, es de vital importancia para que en cualquier hora, cualquier día a la semana, pueda tener efectividad una captura de alguna persona en la calle, entendiendo que la construcción debe tener pabellones separados para hombres y mujeres, y que dentro de ellos tienen que hacerse unas divisiones para infracciones menores. Por ejemplo, un accidente de tránsito con heridos, se arresta a la persona y se lleva provisionalmente a la Unidad. Claro que debe tener un aula especializada para delincuentes mayores, por ejemplo robo a celulares o hurtos. La idea es que haya mucho orden. Por ejemplo, esta unidad nos va a permitir recoger a los jóvenes de la calle, llevarlos, bañarlos, cortarles el pelo, inclusive con el Sena mirar de qué manera les brindamos una capacitación, una asesoría”, explicó el alcalde Juan Carlos Nemocón.

La UPJ es un primer espacio antes de una judicialización, entendiendo que los casos graves van directamente al comando especial de Soacha, porque tampoco se pretende combinar los grandes delincuentes, que pertenecen a mafias o bandas, con las personas de bien y que por causas de la vida resulten involucrados en problemas judiciales.

Centro para menores infractores del Toque de Queda

Otro de los proyectos que se dio a conocer fue la construcción de un centro para albergar a los infractores del toque de queda. Se trata de una antigua vivienda que hace unos años el municipio le entregó al ICBF, la cual está ubicada sobre la Cra. 8, entre calles 14 y 15, pero que ahora el municipio pretende recuperarla con el fin de adecuarla y habilitarla.

“El toque de queda no pudo ser operativamente funcional, porque no teníamos el acompañamiento de Policía de Infancia y Adolescencia, del ICBF y de las inspecciones de Policía. Ahora es importante habilitar un sitio donde podamos traer a esos menores que recojamos de la calle, en el horario del toque de queda y los tengamos seguros, tranquilos, protegidos y que las familias puedan venir por ellos, por eso estamos haciendo la gestión para que nos devuelvan el predio, hacer una inversión en adecuación y empezar este tema que la comunidad me pide a gritos”, argumentó Nemocón.

Las autoridades decidieron que la antigua vivienda es apta por ser un sitio central, muy cercano a la UPJ, lo que agilizará el traslado de los menores. También hay que tener en cuenta que el predio ya cuenta con una estructura avanzada, en obra negra, aunque es claro que se debe adaptar a los parámetros que establezca el ICBF.

El municipio ya tiene un presupuesto inicial de 200 millones para esta vigencia, pero en 2013 la idea es volver a asignar recursos para que la adecuación se haga realidad, teniendo en cuenta que el alcalde ya se reunió con el director del ICBF, quien avaló la idea.

Lo anterior significa que el toque de queda para menores seguirá congelado hasta que se adecúe el sitio para proteger a los infractores. “Recordemos que a los jóvenes los llevábamos al Coliseo León XIII y fueron muchas las quejas que se suscitaron por no tener un espacio adecuado para atender a los menores, incluso se podía estar vulnerando algunos de sus derechos. Por lo tanto está congelado el toque de queda y así se va a mantener hasta que tengamos esta unidad funcionando”, finalizó el alcalde.