Ponga atención porque los ladrones han aprovechado la cuarentena para idear estrategias que les permita robar y engañar las personas.

 El más reciente hecho lo vivió  un hombre de 66 años cuando salió a hacer una compra en el sector del Tropezón, Soacha.                       

“Mi padre estaba esperando  que  yo llegara y mientras eso fue haciendo la fila para ingresar al  negocio. De un momento a otro lo aborda  una mujer y le pide  que le ayudara  a ubicar un hospital del sector;  él procedió a darle la  información y en ese momento llegaron dos hombres diciendo que eran de la Sijin, sacaron unos documentos para identificarse como mimbro de la Policía, que necesitaban hacerle una requisa a los dos (a mi papá y a la señora que le había preguntado por el hospital), que porque se había presentado un robo en un banco de la zona, que ellos eran sospechosos y que requerían  revisar  documentos y el dinero que portaban”, narró el hijo de la víctima.

La estrategia de los presuntos delincuentes estaba bien planeada porque la mujer que se acercó a preguntar por el hospital era cómplice.

La señora les entregó su cartera y uno de los sujetos se la llevó por aproximadamente un minuto; después regresó, se la devolvió y le dijo que ahí estaba su plata, que la contara y que verificara que estuvieran los documentos, que ella no tenía nada que ver con el robo porque  los billetes eran de otro serial, que se podía retirar”, añadió la fuente.

Las tres personas señaladas se bajan del bus y luego caminan hacia la víctima

La idea era darle confianza a la víctima. “Luego proceden a pedirle a mi padre los documentos y la plata, y claro, como él vio que a la señora le habían devuelto todo, eso le generó tranquilidad.  Entonces él sacó también su billetera y su plata, y el sujeto hizo el mismo procedimiento; se retiró, pero  ya cuando estaba un poco lejos salió a correr, y la señora y el otro sujeto atravesaron la autopista, también  corriendo,  porque  al frente los estaba esperando un taxi. En ese momento se dio cuenta que se trataba de un robo”.

El hijo del adulto mayor llegó unos 40 minutos después al punto (Cra 7 con calle 22) y buscó un negocio con cámaras de seguridad para verificar lo que había pasado.   “En un video se observa que los tres se  bajan de un bus, se quedan un rato haciendo como un ritual, y luego proceden a hacer el robo”, concluyó.

Con las imágenes, las autoridades intentan identificar a los presuntos ladrones, quienes al parecer pertenecen a una banda delincuencial que opera en varias zonas del municipio.

Por Patricia Conde