Aunque la construcción de este escenario deportivo presenta un significativo avance que se evidencia en el aspecto del campo, la construcción de las graderías y las canchas auxiliares, la comunidad de Compartir sigue preocupada por cuanto aún no es claro cómo se va a garantizar la seguridad del sitio, teniendo en cuenta que ya se pueden observar algunas alteraciones.


Respecto a lo anterior, vale la pena mencionar que en días anteriores se ha podido observar la presencia de desadaptados consumiendo sustancias alucinógenas dentro de la cancha en horas de la noche, sin ningún tipo de impedimento y con la plena libertad que les otorga la ausencia de un esquema de seguridad que garantice que el escenario no va a ser objeto de actos vandálicos que deterioren su estructura antes de que sea estrenada.

El tema fue el epicentro de una reunión sostenida en la mañana de hoy lunes entre el Director del IMRDS, Luis Eduardo Chávez y algunos representantes de la comunidad que expresaron su preocupación por este tema, teniendo en cuenta que falta poco para que las obras concluyan y la cancha sea entregada a los habitantes de Compartir y de la comuna uno.

Al respecto, Chávez dijo que en este momento no existe un plan de contingencia o acción para prestar el servicio de seguridad al polideportivo, aunque precisó que para poder hacer eso posible es necesario generar un convenio interadministrativo, en el cual la Secretaría de Gobierno, el IMRDS y la misma Secretaría de Planeación tomen cartas en el asunto:

“Estamos en la tarea de fortalecer este tema, pues es un hecho que necesitamos más presencia de la Policía en este espacio que es de la comunidad y para la comunidad. Tenemos una tarea muy grande, y precisamente hemos hablado con los líderes de Compartir recordando que como lo mencionamos en las mesas de trabajo durante la socialización del Plan de Desarrollo, es algo que nos corresponde a todos y no podemos pensar en que la comunidad sólo se respalde en el Instituto o en la Policía para decir que sólo nosotros cuidemos este espacio. El trabajo de la comunidad es clave, así como la concienciación que se puede generar entre los habitantes del sector”, explicó Chávez.

De otra parte, la representante del Comité de obras de Compartir, Luz Marina Sierra, aseguró que la obra no va a estar terminada hasta tanto no se defina el tema de la seguridad del Polideportivo, para evitar que aspectos menores como la presencia de consumidores de alucinógenos dentro del campo, o los daños leves en las vallas de protección, se conviertan más adelante en daños graves que paulatinamente destruyan el campo deportivo.

“Lo importante es que antes de seguir con cualquier otra obra se debe terminar completamente el Polideportivo de Compartir, hay un paso obligado entre la Cr.15 y la Tr. 17, en el cual con frecuencia se ven personas consumiendo vicio y rodeando al parque, especialmente después de las 7 u 8pm. De ahí nuestra preocupación porque ese espacio no ha sido intervenido, y así se facilita que los desadaptados ingresen a la cancha porque no hay quien los controle. Se necesita con suma urgencia que entre el IMRDS y la Policía se defina cómo se va a garantizar la seguridad en este polideportivo”, concluyó Sierra.