No bastó con el incumplimiento de buena parte de sus propuestas de gobierno y de permitir que las calles de Soacha se hayan inundado de vendedores ambulantes, sino que además días antes de su salida, el exalcalde Juan Carlos Nemocón firmó dos decretos que perjudican enormemente la economía y el bolsillo de los soachunos.


Los decretos dos se firmaron el 29 de diciembre de 2015 y tienen que ver con tarifas de transporte que recaen directamente en el deterioro de la calidad de vida de los soachunos.

Un primer decreto es el 464 del 29 de diciembre pasado, el cual autoriza un incremento de 150 pesos en la tarifa del transporte urbano, violando abiertamente la norma que autoriza sólo aumentar el pasaje al nivel de la inflación, pero en este caso el alza supera el 17%.

“No entendemos cómo este señor desbarató la ciudad y no contento con eso, antes de irse, firma un decreto donde nos golpea sin piedad a quienes utilizamos a diario el servicio de transporte”, sostuvo Amadeo Cifuentes, residente en la comuna seis de Soacha.

Y es que el golpe de Nemocón impacta más a quienes necesariamente deben movilizarse dentro de la ciudad. “Yo tengo un puestico de tintos en Compartir y debo coger cuatro transportes diarios, entonces haga la cuenta. Son 600 pesos de más todos los días, los cuales perfectamente podría utilizar para ayudas del pan y de la leche”, agregó Amanda Poveda, residente de la comuna uno.

El incremento de $150 pesos en el pasaje fue interpretado como un abuso y ahora algunos usuarios piden al actual mandatario y al concejo municipal derogar el decreto en pro de defender los intereses de la comunidad.

Pero ahí no paró Nemocón. El mismo 29 de diciembre pasado expidió el Decreto 465, el cual busca que Transmilenio autorice cobrar por un servicio que debe ser gratis para los usuarios del municipio.

La Secretaría de Movilidad de Soacha, con el visto bueno de Nemocón, presentó ante Transmilenio una propuesta impulsada a través del mencionado decreto, en la cual se plantea que las mismas empresas de transporte presten el servicio de alimentación, cobrándoles a los usuarios.

Se plantea que la flota de alimentación pertenezca a las empresas que prestan el servicio interno de transporte, que sean modelos menores a 5 años de antigüedad y que tengan capacidad para 19 pasajeros sentados. Sin embargo lo que se propone es que se cobren 600 pesos, cuando en Bogotá es gratis.

“Ese señor deberíamos declararlo persona no grata en Soacha por las barrabasadas que hizo y por el perjuicio que nos causó a quienes vivimos aquí. Tuvo tres años para gestionar el tema de la alimentación y nunca lo hizo, y ahora viene a perjudicarnos con tan abusiva propuesta”, explicó José del Carmen Carvajal, residente en la comuna seis.

“Es un atropello lo que están proponiendo. Será que el señor Nemocón no tuvo con incrementar el pasaje urbano? La verdad esto es para que actuemos y demostremos que al pueblo no se le atropella ni se trata a las patadas”, dijo María Trinidad Salcedo, habitante de Ciudad Verde.

Lo cierto es que los dos decretos están firmados y aunque el 465 depende de Transmilenio, el del incremento en las tarifas de transporte urbano corrió y valió, independientemente de las implicaciones que haya tenido los usuarios.

Enlace relacionado: www.periodismopublico.com/ecrire/?exec=article_edit&id_article=21511