Aunque ya han pasado cinco días luego de los desórdenes ocurridos en el municipio el pasado jueves 29 de agosto, todavía se siguen conociendo casos de personas que sin tener nada que ver en las protestas que se realizaron ese día ni en los desmanes que formaron el caos, sufrieron las consecuencias de estos lamentables acontecimientos.


Uno de esos casos fue el de Stiven García Fonseca, un joven de 19 años, estudiante de Tercer semestre de Contaduría Pública en la Universidad La Gran Colombia, empleado de una entidad bancaria y habitante del barrio Quintas de la Laguna, que aún sin saber quién, cómo o porqué, resultó herido en los disturbios que estremecieron a Soacha la semana pasada.

Los hechos ocurrieron en la tarde de ese fatídico jueves, sobre la 1:00 pm, cuando Stiven se dirigía junto con su padre al Centro Comercial Mercurio para realizar el pago de algunos recibos de servicios públicos. Los bloqueos que había en ese momento dificultaron que las dos personas pudieran llegar a su destino, entonces el padre del joven optó por seguir su camino solo, por lo que este se quedó acompañado con otra persona.

En medio del caos y la confusión, un objeto extraño que no se sabe si provino del ESMAD de la Policía o de las personas que protagonizaban los desórdenes, golpeó la cabeza de Stiven, generándole una fractura en el cráneo y otros daños que repercutieron en una incapacidad de 15 días, y que le imposibilitará desarrollar sus actividades académicas y laborales normalmente:

“Yo estaba acompañando a mi papá a pagar unos recibos, nos dirigíamos al Centro Comercial Mercurio, pero como la vía estaba bloqueada no pudimos pasar. Era más o menos la 1:00 pm, mi papá se fue y yo me quedé con un compañero ahí, entonces me iba devolver a mi casa cuando de repente recibí el golpe en la cabeza.
En ese momento los hombres del ESMAD estaban arrojando gases lacrimógenos ‘como locos’, no se fijaban a dónde o a quién se los tiraban, sin embargo no me golpeó un Policía directamente, sino que en el intercambio de objetos entre el ESMAD y las personas que realizaban los disturbios, desafortunadamente me cayó ese objeto. Todo sucedió en la Cr. 7 a la altura del barrio La Amistad, muy cerca del lugar donde se realizaban los desmanes”, explicó García.

El joven afectado dijo además que cuando recibió el golpe, inmediatamente cayó al suelo y se dio cuenta que estaba sangrando. En ese momento por fortuna pasó una persona en motocicleta que le ayudó a llevarlo a la Clínica San Luis, donde fue atendido inicialmente. Luego de eso, fue remitido a la Clínica San Rafael en Bogotá, donde el parte médico indicó que esta persona recibió fracturas en el cráneo, con afectación en el ojo izquierdo y un elevado riesgo de que la sangre coagulada entrara en su cerebro.

Otros afectados

“Cuando estaba en la clínica había otro muchacho de Soacha que sí fue golpeado por hombres del ESMAD. A él le rompieron la cabeza y le tuvieron que coger más de 40 puntos. Él al igual que yo, no hacía parte de los disturbios, pero por circunstancias ajenas fue agredido”, agregó Stiven García.

Por último, Herminda Fonseca, madre del joven, manifestó: “Hubo un intercambio de piedras y gases lacrimógenos, en ese momento pasó un helicóptero que desde el aire arrojó gases por todo lado de forma indiscriminada. Cuando yo llegué a la clínica el celador no me dejó entrar, porque muy cerca venía el ESMAD y el Ejército. Sin embargo nos quedamos esperando en ese sitio, cuando fue que empezaron a arrojar gases lacrimógenos. Todo sucedió a eso de las 3:30 pm, los señores del ESMAD no respetaron nada, dispararon sus gases de forma indiscriminada”, aseguró la señora Fonseca.

Así mismo se supo, y según denuncias de Contagio radio, que «Ángel Duván Ortiz Rodríguez, estudiante de la Universidad Minuto de Dios, fue golpeado por la policía durante la represión del jueves 29 de agosto. Medicina legal le ordenó siete días de incapacidad debido a los múltiples traumatismos pero la Policía Nacional lo trasladó a la Subestación de Compartir dónde, junto a seis jóvenes más, ha sido víctima de tratos crueles. Los delitos por los que será injustamente judicializado son obstrucción en vía pública y agresión a servidor público»