Las dos instituciones educativas se unieron a la protesta pacífica iniciada por los estudiantes del colegio Integrado de Soacha. La comunidad educativa manifiesta sentirse inconforme debido a la carencia de recursos y a la falta de atención para las instituciones públicas en el municipio.


Estudiantes de la sede administrativa de la institución Educativa Las Villas y Eduardo Santos expresaron sentirse inconformes y preocupados por el actual estado de los colegios públicos en Soacha. Además manifiestan carecer de los recursos necesarios para recibir una educación digna y que les garantice la calidad formativa que el gobierno exige.

Los estudiantes consideran que no cuentan con la infraestructura necesaria para ejercer el derecho a la educación. Es así que los representantes del colegio Eduardo Santos alegan recibir clases en condiciones de hacinamiento, teniendo en cuenta que es la única institución pública del municipio que cuenta con jornada continua, dicen que la estructura del plantel no es la adecuada para la realización de este método de formación.

Sumado a ello, representantes de Las Villas, argumentan que para mejorar la educación es necesario mejorar la infraestructura de las instituciones ya existentes, porque en el caso de su plantel educativo son muchas las mejoras y adaptaciones que se supone deberían estar realizadas desde hace tres años y hasta el momento no ha sido posible llevarlas a cabo por la misma falta de recursos que están siendo destinados a la construcción de más colegios.

Angie Rojas, Contralora de la Institución Educativa Las Villas, argumentó: “Van por la construcción de más instituciones, teniendo conocimiento de las diversas fallas que presentan los planteles ya existentes, el ejemplo de ello son las sedes pequeñas de Las Villas donde hay falta de espacio para la recreación y la mala estructura que poseen no es la adecuada para recibir a los estudiantes”.

Por su parte, Cristian Rodríguez, personero de la institución educativa Eduardo Santos, Manifestó:

“En la gran mayoría de cursos del plantel estamos presentando una fuerte problemática de hacinamiento, en aulas capacitadas para veinticinco o treinta estudiantes se están dando clases a grupos de cuarenta y cinco; de la misma forma teniendo en cuenta que estudiamos en una jornada continua, nuestra alimentación debería ser prioritaria con refrigerios de calidad y buen gramaje, a pesar de ello lo que nos ofrecen es un tipo de refrigerio “reforzado” que no suple nuestras necesidades alimenticias”.

Otra preocupación de los estudiantes de las instituciones es el cobro de impuestos y servicios públicos que en su mayoría están facturados como de estrato tres, a pesar de estar ubicados en zona de estrato dos. Finalmente los representantes de las instituciones sostienen que continuarán con el paro hasta que empiecen a recibir respuestas de parte de la Secretaría de Educación o, en mayores instancias, del Ministerio de Educación, en forma de acciones que les permitan tener certeza de la calidad de educación que esperar recibir.

Por su parte, el Secretario de Educación del municipio de Soacha, Abel Suárez, expresó que la situación está afectando a todo el país, no sólo a Soacha.

“Esto es una manifestación de intranquilidad o inconformismo por parte de los estudiantes, la preocupación es por asignación económica y esta situación está en todas las instituciones educativas de Soacha y del país porque obedece a recursos de gratuidad que se giran del Ministerio de Educación. El Conpes sólo se aprobó hasta hace cerca de una semana, por eso este no es un tema donde la Secretaría tenga cómo solucionarlo directamente, por eso ha estado presionando al Ministerio, al igual que han hecho los diferentes entes territoriales encargados de la educación en el país”, expresó el Secretario.

Al momento de realizar esta entrevista, el municipio no había recibido recursos por parte del Ministerio de Educación, los encargados del tema en Soacha se encontraban a la expectativa porque la entidad nacional anunció que en el transcurso de esta semana que finaliza entregarían el giro.