Pasión, disciplina, constancia, reinversión y proyección, son sólo algunos de los elementos que han sido necesarios para llegar al vigésimo aniversario de la institución educativa. La labor de sus fundadores y administradores, ha permitido ver el crecimiento físico y académico de la entidad.


Como una “locura pedagógica” cataloga la fundadora del Liceo Pedagógico Cundinamarca el nacimiento de su institución. Gladys Rodríguez Cañón, quien hace 20 años sólo era una egresada de la Normal Superior de la Paz, junto con su colega Jorge Enrique Pulido; decidieron iniciar un proyecto pedagógico que empezó a ser tangible con tres mesas, veinte sillas, material didáctico, pero sobre todo con la pasión y el deseo de brindar a los niños de la comunidad una oportunidad de formación humana y académica.

“La comunidad creyó en nosotros, por eso germinó la semilla del proyecto” afirmó Gladys Rodríguez, hoy Gerente de Instituciones Educativas y Rectora del Liceo. Lo que empezó con un preescolar, ha crecido y se hace tangible en tres sedes que se convierten en el segundo hogar de más de ochocientos niños del municipio. Precisamente, la celebración de los 20 años de la institución educativa, se realizó en una sede que será inaugurada el próximo año. Dos momentos tuvo el festejo. En la mañana, luego de un acto protocolario, los estudiantes tuvieron la posibilidad de conocer y alegrarse con su nuevo espacio; en el mismo lugar, durante la noche, docentes y padres de familia participaron de un brindis, discursos emotivos de los fundadores de la institución y apreciación demuestras artísticas preparadas por los estudiantes.

“Esta nueva sede tiene un significado especial, ha costado mucho sacrificio, pero con la edificación le demostramos a la comunidad soachuna que aquí sí se pueden realizar grandes proyectos de calidad”, afirmó Jorge Enrique Pulido, ingeniero y director administrativo de la institución.

Según Gladys Rodríguez, el trabajo constante, la pasión y la disciplina, han sido la clave del crecimiento de su proyecto. “Todos los años, el Liceo Pedagógico Cundinamarca mejora, amplía y reinvierte en sus estudiantes. El énfasis en inglés, convenios con el SENA, obtener niveles superiores en las pruebas SABER, representan el crecimiento académico que va a la par con el crecimiento físico de nuestra institución. La planta física es importante, pero lo son más los procesos educativos que hacen que el estudiante ame su colegio, el objetivo es que los estudiantes crezcan felices y se eduquen así, no bajo la tortura y presión escolar. Se les da lo mejor porque ellos se lo merecen”, agregó la rectora.

Al respecto, Nara Méndez, docente de primaria, afirma que en el quehacer pedagógico crean para los estudiantes actividades lúdicas y cada día están implementando nuevas estrategias que les permitan formar seres integrales. Tal vez por esa razón, Javier Mancera estudiante de grado octavo, indica que estudiar en el Liceo ha sido una experiencia muy chévere, los docentes explican bien, le ponen mucho interés al tema y hacen que sientan agrado por las clases.

“Salve un alma”, discurso pedagógico liceísta

Paulatinamente los discursos coherentes van cimentando formas de ver la vida de los estudiantes, por esa razón el Liceo Pedagógico Cundinamarca se preocupa por una sólida formación en valores que redunde en la construcción de un proyecto de vida. “Aquí les decimos a los niños que tienen que ser profesionales, insistimos en el tienen, para que se convenzan que así debe ser. Un niño vale futuro, vale sociedad, por eso cuando hay problemas, de los cuales no estamos exentos, partimos del diálogo y no de la represión. También, en la tarde, les abrimos espacios de teatro, danzas, SENA, música. Es mejor que los niños estén en el colegio y no en la calle. Así, salvamos el alma de nuestros jóvenes”, puntualizó la rectora.

Gladys Rodríguez y Jorge Pulido, siguen proyectando “locuras pedagógicas” y ahora incluyen en sus propuestas a su hijo filósofo y antropólogo que está realizando en Argentina una maestría, en el 2013 regresará al país y con él nuevas propuestas que permitan a la institución más crecimiento físico, pero sobretodo de procesos pedagógicos. “Tal vez nuestra nueva locura sea apuntarle a la creación de propuestas de educación superior en el municipio”, finalizó el Director Administrativo del Liceo Pedagógico Cundinamarca.