Sesenta y seis personas, entre quienes se encuentran víctimas del conflicto armado, población con discapacidad y vendedores informales apoyados por el Instituto para la Economía Social-IPES, ocuparán los locales comerciales recuperados en el proceso de extinción de dominio.


La extinción fue realizada por la Policía Metropolitana de Bogotá y la Fiscalía General de la Nación, en el Centro Comercial Las Avenidas, ubicado en la Avenida Jiménez con carrera 14.

Estas personas en su mayoría productores, fueron preseleccionadas de un listado en el que se incluyeron vendedores informales que desocuparon el espacio público de la carrera séptima, corredores viales mencionados en la sentencia del Consejo de Estado de febrero de 2012, unidades productivas de víctimas del conflicto armado y población en situación de discapacidad del centro de Bogotá.

“A través del IPES, recibí crédito para comercializar los productos que yo misma elaboro y agradezco a la Bogotá Humana esta oportunidad que me brinda con la entrega de un local que voy a aprovechar con transparencia y legalidad” dijo Beatriz Palacio, productora de artículos de aseo, quien además tiene una discapacidad física que le impide movilizarse.

La entrega de los espacios se realizará mediante la firma de un acta en la que los beneficiarios se comprometen a vender productos legales y de conocida procedencia, a cumplir con un reglamento para su operación, a suscribir un contrato de uso y aprovechamiento económico y a cancelar una tarifa que fijará el IPES, teniendo en cuenta las características socio económicas de esta población. El acompañamiento del Instituto para la Economía Social incluye procesos de emprendimiento en la línea del fortalecimiento empresarial y acceso a crédito subsidiado.

La pregunta que queda en el ambiente es si las personas que ocuparán estos locales van poder ejercer tranquilamente su trabajo y no ser sometidos a chantajes y amenazas por parte de los anteriores administradores y usufructadores de los mismos.

Fuente: Barriosdebogota