Como ciudadano de a pie y habitante de este hermoso pero golpeado municipio, no entiendo ni encuentro las razones por las cuales el mando institucional de la Policía cambia de comandante de Distrito como si se tratara simplemente de quitar y poner una ficha de ajedrez, más cuando esa persona está mostrando resultados a la ciudad.


Pareciera, y como me lo dijo un alto funcionario de la alcaldía de Soacha que tiene que ver con la seguridad del municipio, que al mando departamental de la policía sólo le interesan informes de papel para mantener a un comandante de estación o Distrito. Y lo digo con fundamento y conocimiento de causa, es más, coloco como ejemplo al recién trasladado Teniente Coronel Pedro Carpio, quien tan solo duró alrededor de seis meses como Comandante del Distrito Especial de Policía Soacha, y que según la ciudadanía, era una de las personas aptas para manejar la seguridad en el municipio.

Hablando con líderes de diferentes barrios, con las autoridades y con los ciudadanos del común, el TC Carpio mostró resultados satisfactorios durante su estadía en la ciudad, trabajó de la mano con la comunidad y las Juntas de Acción Comunal, y como popularmente se dice, ‘apretó a sus policías para que atacaran de frente a la delincuencia, especialmente ‘ollas’ distribuidoras de microtráfico. Además hay que reconocer que en su corto paso por Soacha demostró ser un hombre tropero, que no se le ‘arruga’ a nadie y estaba haciendo la tarea de la mano con las autoridades locales.

Pero tal vez sus resultados no convencieron a sus superiores, que es lo pareciera finalmente que les interesa, quizá desconociendo el trabajo real que se hace en terreno y en una ciudad tan compleja como Soacha.

Pero bueno, no quiero seguir hablando del TC Carpio porque pareciera una defensa a ultranza. Sin embargo, lo que sí deseo es que el comando departamental tome conciencia de la compleja problemática de inseguridad que vive este municipio cundinamarqués. A una ciudad como Soacha no le sirven esos cambios constantes de comandante, ni mucho menos una persona que se quede todo el día en su escritorio y que solo se entere de la realidad a través de sus radios de comunicación o vía celular, porque una cosa son los informes y otra muy distinta es lo que vive la ciudadanía en las calles.

Además, el comandante del Distrito Especial de Soacha debe trabajar de la mano con las Juntas, con los líderes, con los administradores de conjuntos residenciales, con los ciudadanos de a pie y con las autoridades. Recordemos que está de moda expedir decretos para que no se cumplan, porque no hay suficientes agentes para hacer efectivas esas medidas que dicta la administración municipal, o muchas veces simplemente no hay voluntad del comandante de turno.

Ante la compleja situación de inseguridad que atraviesa Soacha, se requiere con urgencia efectividad y compromiso de ese matrimonio real entre Policía, Administración municipal, entidades como la URI, Sijín, Fiscalía, Sipol, y por su puesto los ciudadanos de bien. Pero el eterno problema es que se comienza un proceso y en corto tiempo los protagonistas cambian, generando inestabilidad en las acciones acordadas.

Es importante que Soacha tenga un excelente comandante de Policía, que muestre resultados reales y no de escritorio, que exija a sus policías, que se gane la confianza de la comunidad, que dé instrucciones precisas, que trabaje muy de la mano con la Secretaría de Gobierno, con la Alcaldía y demás entidades encargadas de la seguridad y el orden público, y que esté pendiente del comportamiento y actuar de sus hombres para evitar hechos bochornosos que manchen el buen nombre de la institución.

El comandante del Distrito Especial de Policía Soacha tiene que evitar que sus hombres maltraten y abusen de los ciudadanos de bien, que enfoque sus acciones en contra de la delincuencia y a favor de las comunidades, que sea fuerte contra el crimen y dócil y solidario con el habitante de a pie, que acate las decisiones tomadas en los Consejos de Seguridad, en fin, que sea un verdadero representante de la Institución para que los uniformados a su cargo se conviertan en referentes de confianza y seguridad.

Y con lo anterior no estoy desconociendo la buena labor que puede llegar a hacer el Teniente Coronel Carlos Rojas, nuevo Comandante del Distrito Especial de Policía Soacha. Lo contrario, le doy la bienvenida y lo invito a trabajar de la mano con las demás autoridades y entidades, y con la comunidad en general. Ojalá, para el bien de la población, que usted tenga la mejor disposición para fortalecer ese trabajo conjunto y entre todos generemos los mejores resultados.

Al mando departamental le extiendo un llamado para que esté más pendiente de la ciudad. No basta con mirar unos informes, se requiere una institución comprometida y dispuesta a generar la mayor confianza entre la ciudadanía. Sólo así comenzaremos entre todos a ganarle la batalla poco a poco a la delincuencia, a tener mayor confianza en nuestros policías y a derrotar con creces a esa minoría que hace tanto daño y que mancha a diario el buen nombre de esta gran ciudad.

El compromiso es de todos…