Para el 70% de la población de Soacha el nombre de Los Indios de la Cantera es desconocido, pero para el 30% restante-que son raizales-el nombre representa un grupo musical netamente soachuno que interpreta desde hace 54 años la música vallenata de los 50 de Joselito.


Este nombre proviene del barrio “La Cantera”, hoy conocido como Camilo Torres Restrepo, del cual el 80% de los integrantes del grupo son oriundos de dicho sector. Lo de Indios es porque esta era la forma despectiva, por no decir peyorativa, que las familias rancias de la sociedad del centro de Soacha se referían a las familias del mencionado sector, porque además de ser aguerridas para el trabajo, producen todavía muchas arrobas de “caribajito” (marrano), como también de la “ancha y de la angosta” (morcilla), y a los hombres se les tenía miedo, aunque era pura fama, porque eran expertos en el manejo de “Florete corto” (cuchillo), además su grado de instrucción nunca llego más allá de segundo y tercer año de primaria, con alguna excepción.

El barrio La Cantera fue el que inició en 1957 el desfile de carrozas navideñas y posteriormente para el mismo año ingresaron barrios como Las Vegas, San Luis, el Nogal, el Altico, San Bernardino, La Veredita, Primavera, San Antonio, Santa Helena, La Cañada, Bochica, El Paraíso, Santa Ana, Ricaurte y Ubaté. El día principal era el 24 de Diciembre, el desfile se daba inicio en el barrio La Cantera a las 7:00 p.m. y lo encabezaba el grupo musical los “Indios de la Cantera” y cuyo recorrido era desde la calle 23, por toda la carrera 7, hasta el parque principal donde se daba vuelta a éste y regresaba nuevamente al sitio de inicio, donde concluía con un baile amenizado por el grupo musical hasta las ocho de la mañana del 25 de Diciembre. Este desfile de carrozas que se inició con 3 barrios, terminó con aproximadamente 15, en el cual cada uno, coordinado por su Junta de Acción Comunal, era autónomo de decorar y engalanar su carroza y disfrazar a sus integrantes con temas originales. La carroza que siempre estuvo de sorpresa era la del barrio La Cantera, porque además de exhibir hombres disfrazados de mujeres, no faltaban los animales como micos, loros, chivos, cabros con los cascos y patas pintadas, además nunca faltó la burra sin orejas de Churchilcito, que a cambio de estas tenía cuernos de toro acondicionados y desde luego pintados, además siempre salía la vaca loca y el diablo con cola de alambre de púas para las personas que querían arrancárselas y se puyaran con él.

Los tiempos aquellos que no volverán para Los Indios de la Cantera, pero que se recuerdan con mucha nostalgia y a la vez con mucha alegría en esta época de navidad.

Los indios amenizaban bautismos, cumpleaños, primeras comuniones y matrimonios, nunca cobraron dinero, siempre fue gratis con la excepción del día de Reyes porque era un festejo de tres días consecutivos en que se celebraban los cumpleaños del señor Silvestre Galarza y eran pagos por su compañera Rosita Galeano.

Los lugares más visitados por el grupo musical, todos los fines de Semana, fueron: El Charquito (familia Ramírez), Bosatama (familia Garibello), Bosa (familia González), Fusungá (Família Bello), Panamá (familia Montoya), Veredita (familia Cubillos) y la Primavera (familia Mesa). También visitamos con frecuencia las inspecciones departamentales de Sibaté y Granada, cuando pertenecían a Soacha.

Los apodos en la cantera nunca faltaron; los integrantes de Los Indios de la Cantera se llamaron y se llaman todavía algunos: Hernando Ávila (el cojo, Q.E.P.D), José I. (Cepes, Q.E.P.D), Esteban (Toto, Q.E.P.D.), José (Cabuya, Q.E.P.D.), José Roberto (Tocón), Luis E. (el Pisco), Gustavo (primera), Ernesto (Tolefio), Hernando (Ritapildo), Henry (el Bobo), Jairo (Sifrin), Alberto (Pocos Ojos), José (Apanvichado); su manager Ernesto (Espinita) y su director técnico “Pedro Chichones”.

Como los tiempos cambian, desde el año 1982 a 1988 los desfiles ya no eran con zorras de tracción animal, sino con vehículos, y cada uno llevaba un muñeco sobre el capó durante la novena, es decir, entre el 16 y el 24 de Diciembre estos muñecos eran jovencitas o jóvenes disfrazados de Mickey y Minnie Mouse, Pluto, Tribilin, el pato Donald, la Gata, el Burro, el Mico, el Loro y hasta el Rey León. El carro que nunca faltó durante estos siete años fue y hoy sigue siendo denominado con el nombre de “carro de los muñecos” y que era y es tripulado por su propietario José Roberto Heredia y en compañía de sus dos compinches, Roberto Benítez (Teveniz Q.E.P.D) y Fernando (baila mi nena). La caravana de vehículos siempre la comandaba la camioneta “La Galanera” donde amenizaban Los Indios de la Cantera, y cuyo recorrido era: inicio en sede Galanista, carrera 7 No 14-36, bajaba por la calle 15 hasta la carrera 9, continuaba hasta la calle 12, subía a la carrera 7 dando vuelta al parque y volvía por la carrera 6, hasta el punto de partida.

¡Qué bello es vivir para recordar los tiempos que no volverán!.

Los indios de la Cantera les deseamos a Periodismo Publico una Feliz Navidad y un Próspero 2012.