Esta frase fue mencionada hoy por la primera dama del municipio Carmenza Rodríguez, quien además dijo que muchas personas de las ciudades están secuestradas por la droga, el pandillismo y el alcoholismo, problemas que se convierten en cadenas mucho mas fuertes.


3-32.jpgEl pronunciamiento se hizo en el marco de la Gran jornada de Oración por los Secuestrados y La Paz de Colombia realizada en el parque principal de Soacha, y que contó con la participación de la Policía Nacional, la Iglesia Católica y algunos pastores evangélicos.

«Estamos sensibilizando a la gente de Soacha para que miremos qué cadenas tiene nuestros corazones. La invitación es a que nos volvamos más sensibles al dolor ajeno, que oremos por los que están en la selva, por los que están sumidos en la droga, en el alcoholismo, y que cuadro--3.jpgno seamos indolentes», puntualizó la primera dama.

El sargento Uldarico Garcés Navas, de la Escuela Provincial del Sumapaz, dijo que todo lo que nazca con amor hay que apoyarlo, independiente de la religión o credo que provenga. «Necesitamos es la luz espiritual, porque ella es la que tiene el poder para liberar a nuestros secuestrados», concluyó.

Por su parte el pastor Carlos Torres, representante de la Red Nacional de Cristianos de la Fuerza Pública, cuestionó la apatía de la gente frente a los temas de paz y rechazo al secuestro. Invitó a la solidaridad y a reaccionar no sólo en momentos de catástrofes.

Y así transcurrió la jornada de oración, todos unidos por la paz de Colombia. Un ejercicio propuesto por la Policía Nacional, pero avalado y apoyado por el municipio y las organizaciones religiosas. Un día que seguramente se multiplicará en muchos lugares del país y del mundo, pero sobre todo, como coincidieron hoy los protagonistas de la jornada, en los corazones de todos los colombianos.