Alrededor de 100 participantes de los 116 municipios del departamento se reunieron en el Tercer Encuentro de Ludotecarios, realizado en el Salón Gobernadores de la Gobernación, para compartir y promover el aprendizaje, intercambiar sus experiencias, transferir conocimientos,  fortalecer sus procesos pedagógicos y metodológicos, así como construir una red de trabajo y apoyo colaborativo para mejorar el impacto social de su labor.

“Es un encuentro donde todos ellos comparten experiencias y saberes, donde revisamos las nuevas tendencias y las tecnologías que pueden llevar  a cabo en cada una de sus ludotecas. La idea es que entre todos, junto con aliados como Colsubsidio y la Corporación Juego y Niñez,  podamos cada día mejorar los entornos en nuestras ludotecas de Cundinamarca, para ser garantes de los derechos de los niños, niñas y adolescentes en el departamento”, aseguró Juan Carlos Barragán Suárez, secretario de Desarrollo e Inclusión Social de Cundinamarca.

Los encuentros de ludotecarios se han constituido en una importante herramienta  para el desarrollo integral de las familias de Cundinamarca, ya que están destinados a la capacitación  de los funcionarios como base fundamental para que al son del juego y la diversión, más de 65.000 niños tengan la garantía de disfrutar de sus derechos.

En los últimos años, las alianzas estratégicas han sido fundamentales en el desarrollo de las ludotecas, entre ellas las adelantadas con Colsubsidio y la Corporación Juego y Niñez, y que -junto con una inversión de $12.000 millones de la Administración Departamental- han permitido mejorar los ambientes lúdicos pedagógicos en las ludotecas de los municipios de Cundinamarca.

“Durante los últimos cuatro años hemos generado alianzas muy importantes, una gran sinergia para trabajar de la mano con la Gobernación, para poder atender a más de 65.000 niños y jóvenes en diferentes municipios de Cundinamarca”, señaló Augusto Andrés Reyes Mora, jefe de la Sección de Cultura Científica y Tecnológica de Colsubsidio.

Durante el cuatrienio se han dotado 94 espacios lúdico-formativos; 47 ludotecas y 47 centros de atención a la primera infancia, transformando ludotecas en centros de ciencia, conocidos como CILAB (Centro Interactivo, Crea, Innova, Laboratorio), que permiten el acceso a herramientas tecnológicas y artísticas, y fortalecen el desarrollo integral, la convivencia y la socialización de los valores en los niños y niñas.