La comunidad del barrio Chicó y de la Urbanización San Carlos, en la comuna seis, manifestó su inconformismo ante el uso inadecuado que conductores de vehículos pesados y transportadores urbanos están haciendo de la misma, pues aseguran que la Carrera 9 Este, entre las calles 13 y 15 fue habilitada únicamente para vehículos pequeños y peatones, y ahora es usada por los gremios mencionados para “cortar camino”.


La carrera 9 Este, que separa a San Carlos del barrio Chicó, entre las calles 13 y 15 respectivamente, fue arreglada y adaptada para el paso peatonal y de vehículos pequeños hace 7 años aproximadamente. Sin embargo, según los residentes cercanos a la misma, ahora representa un grave riesgo para ambas urbanizaciones, puesto que a pesar de ser de un solo carril, relativamente estrecho, pasan busetas y camiones de carga pesada en ambos sentidos.

El uso inadecuado de la vía por parte de los transportadores, además de poner en riesgo la integridad de los estudiantes de la Institución Educativa Libertadores, ubicada inmediatamente al lado del problema, también genera serios traumatismos en la movilidad del sector, ya que de acuerdo con la descripción de la comunidad, frecuentemente se encuentran vehículos grandes que van en direcciones opuestas y generan embotellamientos.

“Nos percatamos que el problema era mayor cuando los conductores de vehículos grandes se empezaron a encontrar en la misma vía, ocasionando un trancón sin sentido que afecta principalmente a los estudiantes, porque los conductores desesperados empiezan a exagerar con el uso de las bocinas y también a los residentes de San Carlos, ya que un tramo de la Carrera 9 Este por el costado de la calle 15, comprende la entrada de vehículos pequeños al conjunto residencial”, puntualizó, Claudio Valenzuela, secretario general del consejo administrativo de la urbanización.

Así mismo, Alejandrina Torres, comerciante vecina a la vía, describió de qué forma se hace evidente la afectación que los vehículos pesados están provocando sobre la Carrera 9 Este.

“Cuando pasan esas volquetas llenas de material de construcción o los buses que también son bastante grandes, primero es notoria la dificultad con la que deben hacerlo, debido a lo estrecho de la vía, y en segundo lugar se siente muy fuerte en el suelo, tiembla demasiado, incluso antes de que pasen sobre la misma. En ese instante uno reconoce cuando se acerca un camión o alguna ruta”, detalló la comerciante.

La comunidad asegura tener presentes las razones que motivan el tránsito de esta clase de vehículos sobre el estrecho paso. En el caso de los camioneros, según la comunidad, la tutela que sanciona el uso de la calle 13 por parte de los vehículos pesados ha generado un sentimiento de pereza compartido por todos los representantes del gremio, puesto que para ellos fue habilitada una vía con este propósito, la cual les permite la salida a la autopista por el sector del Altico, pero pese a lo propuesto ellos optan por cortar camino por la carrera 9 Este para salir a Quintanares.

“Necesitamos aquí la presencia de la Secretaría de Tránsito y Transporte y si es necesario también de la Secretaría de Planeación, ya que además de los camiones, se evidencia el paso constante de una ruta de la empresa de transporte urbano Nevada, la cual para reducir el tiempo en su recorrido efectúa el uso inadecuado de la carrera 9 Este, que le facilita el paso hasta el barrio Ricaurte”, resaltó Valenzuela.
Precisamente, ante la inquietud de la comunidad, el director de Tránsito y Transporte, Rafael González, respondió:

“No teníamos conocimiento respecto a la situación de la vía, ya que hizo falta un acercamiento por parte de la comunidad en el que nos hicieran saber del inconveniente, sin embargo, ahora que tenemos conocimiento del asunto se llevará a cabo el proceso necesario y empezaremos las acciones correspondientes para hacer valer los derechos, tanto de los estudiantes como de los residentes”, se manifestó González.

Finalmente, la comunidad espera que se lleve a cabo la exitosa intervención por parte de la dirección de tránsito y transporte para acabar con el inconveniente que afecta a las dos comunidades y a los más jóvenes de las mismas. Conjuntamente esperan que en alguna medida se pueda hallar solución al daño que la vía está empezando a demostrar, ocasionado por los vehículos pesados que han estado abusando del uso de la misma.