El Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación -ICFES- realizó la aplicación más grande del año en cuanto a exámenes de Estado SABER 11°, correspondiente al Calendario A donde cerca de 600 mil personas del país presentaron la prueba.


Para la presentación de la prueba se dispuso de cerca de 31 mil personas encargadas de la logística para garantizar que la aplicación se llevara a cabo en los términos previstos sin importar lo alejado del lugar o lo difícil del terreno.

Durante esta aplicación también presentaron examen de Validación adultos que por algún motivo no terminaron su bachillerato, así como los interesados en familiarizarse con el Examen de Estado, a través de PRE SABER 11°.

El ICFES asignó 1.126 delegados para esta aplicación y su tarea fue administrar la prueba en el sitio. Se entrenaron en los procedimientos e instrucciones de aplicación y en los propósitos de los programas, y debieron observar un criterio técnico e imparcial, manteniendo una actitud de seriedad y amabilidad.

Por su parte, el Coordinador de Sitio fue el encargado de colaborar con el Delegado en la implementación de la logística y organización en el sitio de aplicación. En esta oportunidad se contó con 1.118 personas en esta función.

De otro lado estuvo el Coordinador de Salones. Su función fue colaborarle al delegado en la entrega y recibo de los cuadernillos una vez los examinandos estuvieron ubicados en el aula, y supervisar y registrar su ubicación. También presentó un informe detallado de lo ocurrido en los salones a su cargo. En esta aplicación hubo 3.243 personas realizando esta misión.

En cada aula donde se desarrolló la aplicación existió un Jefe de Salón, quien interactuó directamente con los examinandos y fue responsable por su ingreso al aula, así como por la distribución de los cuadernillos. Debió garantizar la seguridad e integridad de los instrumentos de evaluación y la transparencia en las pruebas. En la aplicación el ICFES contó con 20.462 personas cumpliendo este rol.

Si en un lugar de aplicación habían más de 800 citados, era necesario un Coordinador de Seguridad. Esta persona apoyó al Delegado para garantizar la seguridad e integridad de la aplicación, en conjunto con el personal auxiliar de servicios.

Adicionalmente, existió un número importante de personas encargadas del apoyo en cada sitio. Una de estas funciones, de gran relevancia para la aplicación, fue la del dactiloscopista. Cerca de 560 expertos se encargaron de cotejar las huellas de los examinados y sus documentos de identificación para corroborar su identidad y así evitar cualquier posibilidad de fraude en el examen.

Otras personas, cuya labor fue fundamental, fueron los intérpretes y lectores especializados; cerca de 350 expertos se encargaron de apoyar a los discapacitados que durante el periodo de registro manifestaron alguna necesidad y que posteriormente fueron contactados para determinar el tipo de apoyo específico que requirieron, según su discapacidad.

Apoyo: Icfes, Bogotá.gov.co