La Marcha por la Dignidad fue convocada por unas 40 organizaciones sociales presentes en el suroccidente colombiano que pretenden exigirle al Gobierno colombiano y al Estado el derecho a la vida, el derecho al trabajo, al respeto, a la salud, pero específicamente, acciones efectivas de protección a la vida ante el genocidio de líderes sociales, así como defensores de Derechos Humanos en el país.


La Marcha salió el jueves 25 de junio de la ciudad de Popayán y ha programado la llegada a la capital del país luego de recorrer 22 municipios de diferentes departamentos, en cada uno de los cuales ha establecido diálogo con las poblaciones y organizaciones víctimas de la violencia política y de la injusticia social.


También buscarán reflexionar sobre las condiciones de la realidad, la verdad, la justicia y la exigencia al Estado para que avance en la implementación integral del Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las antiguas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.


“Es un llamado para que realicemos acciones inmediatas de transformación, sin esperar nada de este gobierno. Es un llamado a la población endeudada, trabajadora del país para encontrar la salida al horror impuesto. Este camino emprendido optó por el tejido: hablando, marchando, rompiendo el silencio en contra del hambre y la pobreza provocada por décadas de malos gobiernos aliados a estructuras mafiosas y genocidas que han fortalecido a los paramilitares y militares violadores de niñas y niños, estructuras estatales como el ESMAD que despojan, desplazan y asesinan sin piedad a los defensores de la vida”, afirmó a María Leonor Yonda, líder del Consejo Comunitario Renacer del Micay, del municipio de El Tambo.


Por su parte, Domingo Vásquez Ocoró, procedente de San Juan de Micay, dijo que su comunidad se desplazó hace tres meses de sus propias tierras por presiones de actores armados de toda clase que controlan esos territorios por lo cual es necesario que “analicemos a fondo las causas y consecuencias del exterminio de la vida y la naturaleza y decir sin tapujos quienes se benefician con ello”.

El jueves 9 de Julio llegan a Soacha, con la idea de hacer algunas acciones, como una marcha de antorchas con las comunidades y reivindicando a las víctimas de la ejecuciones extrajudiciales, en coordinación con las emblemáticas Madres de Soacha. Así que el objetivo es acompañar a los procesos territoriales de Ciudad Bolívar y este municipio de Cundinamarca.


El viernes 10 de Julio, se estima que entren a Bogotá y tendrán una rueda de prensa, además de una movilización desde Ciudad Bolívar hasta la plazoleta Manuel Gustavo Chacón. Al finalizar la tarde realizarán una velatón por la vida, que busca hacer visible la situación de violencia y crisis humanitaria actual que vive el país. Todo esto dependerá de las medidas que tome la Alcaldía de Bogotá, pues cabe la posibilidad de que se decrete


El sábado 11 de Julio, durante su tercer día en Bogotá, se tendrá una Jornada de interlocución con las diferentes organizaciones y sectores sociales en distintos territorios, además de algunas visitas a localidades que se encuentran en procesos de movilización.
Finalmente el domingo 12 de Julio, los y las marchantes visitarán la localidad de Usme.

Conozca cómo avanza esta marcha en: https://bit.ly/3gF5vzU

Fuente: Proclama y Presenza