Como si la ciudad no tuviera con el descalabro que le ha significado la expedición de las licencias de construcción sin el requisito previo del pago de plusvalía, ahora se suma el irrisorio impuesto predial que recibe el municipio por cada uno de los 12 mil apartamentos entregados hasta el momento en el macroproyecto Ciudad Verde.


Según el secretario de Hacienda del municipio, David Ortiz, en Ciudad Verde se han entregado alrededor de 12 mil apartamentos, que equivale al número de predios que está en proceso de desenglobe. Cada uno debería estar pagando un promedio de 180 mil pesos de impuesto predial, que equivaldría a $2.160 millones anuales, pero hoy sólo cancelan alrededor de cuatro mil pesos por predio.

Las irregularidades presentadas desde el comienzo en la expedición de la licencia de construcción del macroproyecto le ha traído consecuencias nefastas al municipio. En la entrega de ayer se mencionó que el Decreto 4065 de 2008, artículo 9, estipula que las autoridades competentes sólo podrán expedir los respectivos actos administrativos cuando el interesado acredite el pago de la participación en plusvalía, cosa que no sucedió, ni en Ciudad Verde, ni en los demás proyectos y planes parciales de vivienda.

Como en el caso de Ciudad Verde se comenzó a construir sin incorporar el suelo rural al casco urbano de la ciudad, las irregularidades se han mantenido hasta hoy sin que autoridad alguna haya hecho algo para remediar semejante error, por eso aún esos terrenos aparecen como predios rurales y el impuesto se paga es sobre el terreno y no sobre la construcción.

“Esos predios ni siquiera han sido incorporados al suelo urbano y están pagando un impuesto mínimo. Y así está la mayoría de urbanizaciones nuevas en el municipio porque no hicieron los avalúos antes de las licencias de construcción”, afirmó el concejal de Soacha Martín Peñuela.

El cabildante afirmó además que la Ley primera de 1984 obliga a hacer una actualización catastral cada cinco años, y desde su punto de vista las nuevas urbanizaciones están esperando que se haga esa actualización para incorporar los predios y salirse de la responsabilidad que tenían, ya que los avalúos debieron hacerse con Lonjas o el IGAC, antes de expedir las licencias de construcción, porque son las dos entidades competentes para realizar dicho procedimiento.

Según la Secretaría de Hacienda, el último avalúo en Soacha se hizo en 2010 con efectos tributarios a partir de 2011, lo que significa que habría que esperar hasta 2016 para empezar a recibir impuestos con las tarifas ajustadas a la realidad. Sin embargo, su titular, David Ortiz, aseguró que acudiendo a la Ley 1450, que establece la actualización catastral permanente, le solicitó a Catastro que viniera a Soacha a actualizar el valor de los predios, teniendo en cuenta que es en el municipio donde se desarrolla la mayor parte de proyectos de vivienda. Así las cosas, se firmó un convenio para comenzar a hacer dicho ajuste y en este momento se está haciendo toda la incorporación de lo que ya ha entregado Ciudad Verde y Maiporé.

“El avalúo catastral se compone de dos partes: una el terreno y otra la construcción. ¿Qué hizo el IGAC para que Ciudad Verde apenas pagara mil pesos?, pues únicamente incorporó los terrenos, entonces en este momento el avalúo de Ciudad Verde sólo se hace sobre el valor del terreno, pero lo que más vale es la construcción, entonces lo que pedimos es que se incorpore la construcción, que eso es lo que suma”, explicó el secretario.

No obstante, como el procedimiento se hizo mal desde el comienzo y los predios de Ciudad Verde aún aparecen como suelo rural, y más si se tiene en cuenta que el avalúo está es sobre el terreno y no sobre la construcción, este año el municipio de Soacha sólo está recibiendo un promedio de cuatro mil pesos por apartamento, por concepto del pago de impuesto predial. Traducido a cifras reales, la suma recibida no supera los 48 millones de pesos, cuando la cifra puede alcanzar los 2.100 millones de pesos anuales.

El garrafal error se está tratando de revertir por parte de la Secretaría de Hacienda. Por eso el equipo de reconocimiento predial está haciendo toda la cartografía, la incorporación de terrenos de los predios de Ciudad Verde, Hogares Soacha y Maiporé, para que la construcción de lo entregado sea incorporada al avalúo y a partir de 2014 se pueda cobrar el impuesto real.

“Todo este proceso debe hacerse antes del 28 de diciembre de este año, ya vamos en un 80%, pero una vez finalice, ellos nos emiten la resolución de incorporación, lo que nos permite en 2014 cobrar precio completo. Por ejemplo en Ciudad Verde estaríamos hablando de un avalúo promedio de 40 millones de pesos por apartamento y un impuesto más o menos de 180 mil pesos anuales”, agregó Ortiz.

Si bien es cierto desde la Secretaría de Hacienda se está tratando de revertir el error cometido al expedir las licencias de construcción a cada uno de los proyectos de vivienda, no se puede esconder que el municipio ha perdido millonarios recursos por malos manejos del pasado, y que a la luz de hoy nadie ha respondido.

Ni el municipio, ni ninguna de sus dependencias vigila si las constructoras cumplen a cabalidad lo prometido en cada uno de los proyectos, y las viviendas se están entregando en condiciones no aptas para vivir, teniendo en cuenta que el 28 de abril de 2003 el Concejo municipal aprobó el acuerdo No. 13 por medio del cual le asigna la responsabilidad de “ejercer la vigilancia y control para la realización, enajenación y arrendamiento de inmuebles destinados a vivienda en la jurisdicción del municipio de Soacha”, a la Secretaría de Planeación.