Megafauna del planeta en estado crítico

La megafauna de mamíferos terrestres se encuentra más amenazada que antes, con numerosas especies caminando hacia la extinción. Un problema de todo el planeta.


Los días no son buenos para la mayoría de los 101 mamíferos terrestres más grandes del planeta que poco a poco caminan hacia su desaparición en un hecho que parece inexorable.

El obituario de algunos está en preparación, pero ya se ha tallado la lápida con el epitafio de varias especies: el rinoceronte negro africano (Diceros bicornis longipes) y la subespecie vietnamita del rinoceronte de Java (Rhinoceros sondaicus annamiticus). Y así habrá que proceder, pronto, con el orix cuerno de cimitarra (Oryx dammah), extinto en la naturaleza; el kuprey (Bos sauveli), visto por última vez en 1988; y el rinoceronte blanco (Ceratotherium simum cottoni), del cual solo persisten tres individuos.

La crisis de la megafauna desencadenada, como ha sucedido desde el pleistoceno (que finalizó en el 10000 a. C.), por la acción antropogénica por excelencia más que por factores de otro tipo como los relacionados con el clima.

SOS. Esa es la voz de atención que se desprende de un pormenorizado artículo de William Ripple y otros 42 científicos de todo el globo, publicado en BioSciences. En él se detalla el estado de los 27 grandes carnívoros, de más de 15 kilos, y los 74 herbívoros de más de 100 kilogramos de peso.

La lista es larga: el rinoceronte de Sumatra (Dicerorhinus sumatrensis) ya está extinto en la naturaleza en Malasia, y se halla al borde de la extinción en Indonesia, con su población en franco colapso, pasando de un poco más de 800 individuos a 100 en 30 años, mientras al rinoceronte de Java (Rhinoceros sondaicus) lo representa hoy una sola población de alrededor de 58.

Podría decirse, de acuerdo con la información científica disponible que “el 59 % de los carnívoros más grandes y el 60% de los herbívoros de mayor talla están en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (Iucn)”, clasificados con el nada motivador rótulo: “amenazados de extinción”.

Un riesgo claro para algunos de los símbolos mundiales de la fauna: el león, el tigre, el elefante y los gorilas, que desaparecen en momentos en los que la ciencia evidencia el rol fundamental que cumplen en los ecosistemas.

Los autores recuerdan que “los animales de tamaño corporal grande se ven en mayor riesgo de extinción y declive que los de talla pequeña” y reconocen que “en ciertos casos, algunas especies de megafauna terrestre han podido recuperarse debido a la conjunción de programas de conservación, gestión política favorable y cambios de actitud humana y es indudable que las poblaciones de otras estarían en una situación apremiante de no ser por el despliegue de acciones de conservación”.

Pero de esa ayuda no han gozado todas las especies, siendo más delicada la situación que viven en el África Subsahariana y el sureste de Asia, lugares que albergan la mayor diversidad de megafauna existente.

Fuente: ElColombiano.com