Los pronósticos y augurios del desastre que se produciría en Soacha con la aprobación de 160.000 nuevas “soluciones” de vivienda entre el año 2010 y 2016 se están cumpliendo, superando aun los peores presagios.


El gigantesco desarrollo urbanístico que se está generando en la ciudad de Soacha agrava los monumentales conflictos en que se venía debatiendo la población, ya de por si golpeada por el desplazamiento y la miseria en que se debaten la mayoría de sus habitantes ante la indolencia y abandono del Estado, apenas paleado por el asistencialismo oficial, que convierte a nuestros coterráneos en mendigos, despojándolos de toda dignidad pero garantizando su voto cada 4 años para los politiqueros de siempre.

En efecto, solo con ver nuestras calles invadidas de vendedores ambulantes, atormentada por la inseguridad, y miles de personas deambulando con la mirada perdida en la desesperanza y el horror que produce la falta de empleo y la miseria plasmada en sus rostros inexpresivos, podemos medir la magnitud de la tragedia y el desastre que hoy es Soacha.

Igualmente, los titulares de los medios locales y nacionales retratan nuestra situación; la movilidad colapsada todos los días, semana a semana , mes a mes, 365 días del año, convirtiéndonos en secuestrados en nuestro propio terruño, la educación a todo nivel desbordada en cantidad sin contar la pésima calidad, educación de pobres para pobres; la salud atendida malamente por una infraestructura insuficiente, gran ejemplo de la maldita Ley 100 que martiriza nuestras gentes día a día mientras unos pocos llenan sus bolsillos, el desempleo rampante, no solo en Soacha, sino en todo el país, que lejos de verse reflejado en las estadísticas maquilladas del DANE, y repetidas con mala fe por la gran prensa, sin calcular que en Soacha sea mayor que la media del país ante la llegada día a día de personas desplazados por la violencia física y económica que se ejecuta en el país, con total impunidad, eso sin contar el cierre de empresas emblemáticas como Icollantas, y muchas más, pequeñas, medianas y grandes empresas cerradas, producto del libre comercio tan apreciado por nuestras élites gobernantes en desmedro de los intereses de nuestros compatriotas, tanto empresarios como trabajadores.

En realidad, el Plan de Desarrollo Municipal 2012-2015, “Bienestar para todos y todas” no es más que un paño de agua tibia para un enfermo terminal, no porque haya sido formulado por el Arq. Juan Carlos Nemocon, ganador indiscutido del último certamen electoral, sino porque los problemas de la ciudad desbordan con creces las mejores pretensiones de cualquier gobernante por bien intencionado que sea. No es un hecho cotidiano y común multiplicar en 6 años, el número de habitantes de un territorio, para intentar atenderlo con los mismos recursos, de por si escasos, aun antes de la llegada de toda esta población, eso sin contar la llegada de los desplazados a los cinturones de miseria que pululan en Soacha.

El Objetivo general del Plan de Desarrollo Municipal, en sí mismo, ”Hacer de Soacha una ciudad con desarrollo humano integral, un territorio productivo, gobernable, garante de derechos, atractivo, líder y competitivo, en el que los principios y valores de transparencia y legalidad, provean de confianza para el fortalecimiento de su desarrollo territorial y el pleno desarrollo integral de sus habitantes”, es una quimera mientras el Estado nacional no cambie su ruta y voltee sus ojos a la problemática municipal y, principalmente, los administradores locales, su dirigencia política , económica y social así como nosotros, sus administrados, no unamos nuestras fuerzas y rechacemos con valentía y firmeza la ubicación de nuevos desarrollos urbanísticos en nuestro territorio.

Con este fin, proponemos, desde esta tribuna, abrir la discusión e impulsar, desde la iniciativa ciudadana, y en lo posible con la participación del gobierno municipal y del Concejo, un proyecto de acuerdo que limite los grandes desarrollos urbanísticos en nuestro territorio, hasta que sean satisfechas las necesidades básicas de la población actual, educación, salud, movilidad, recreación, seguridad, etc., así como la exigencia de la creación de una oficina de corte nacional que se encargue de recibir a nuestro compatriotas desplazados y llevarlos a mejores emplazamientos y no a aumentar los cinturones de miseria locales.

Texto de la ponencia que se presentará este sábado en el Cabildo Abierto convocado por el Concejo Municipal.

Carlos Enrique Rozo Prieto
Comité prodefensa del territorio
Cel. 3213086289 -7217844
carlosrozo1967@hotmail.com