Con la reciente instalación del paso semaforizado en la Autopista Sur a la entrada del barrio Ducales, la comunidad por fin puede cruzar este corredor vial de manera tranquila, pero de igual manera se encuentra preocupada porque la seguridad al interior del barrio viene de capa caída.


Este medio conoció las impresiones de algunas personas que ya no tienen que arriesgar sus vidas en uno de los sectores en donde mayor número de muertes por accidentes de tránsito se han presentado. La satisfacción es evidente a pesar del tiempo que tuvieron que esperar y de los numerosos accidentes registrados, para que por fin y después de tanta lucha, se lograra hacer prevalecer la vida de los peatones sobre el afán de los conductores.

“Es un beneficio porque imagínese cuántas muertes cobró la Autopista para que tuvieran que venir a colocar el semáforo, realmente esperamos que este aparato dure más porque habían colocado uno antes, pero duró como dos meses funcionando y otros seis ahí tirado sin servir para nada”, declaró Olinda Hoyos, residente de Ducales primer sector.

“Pues no sabía que ya lo habían instalado hasta que esta mañana salí y vi que ya no había que pasar corriendo arriesgando a que un carro lo coja a uno, ya hacía bastante falta y sobre todo para los niños, porque en las mañanas hay muchos que cruzan la avenida para espera el bus e ir al colegio”, afirmó Rafael Suárez, peatón residente en el barrio Villas de Santa Ana.

Por otra parte y cambiando de tema radicalmente, la inseguridad y el consumo de estupefacientes están en aumento, así lo manifiestan algunos vecinos de Ducales al ser consultados sobre el tema. Es tan delicada la situación que incluso existen algunas personas que han sido amenazadas por delincuentes que, como en la mayoría de casos, resultan ser menores de edad que aprovechan su condición para efectuar atracos a cualquier hora del día.

“Antes se cerraban los negocios a las once, once y media, pero ahora a las diez y media ya deben estar cerrados porque lo pueden estar atracando a uno, a la gente ya le da miedo salir y denunciar porque, por ejemplo, una vez que estaban atracando a un muchacho, nosotros intervenimos y resultamos amenazados”, dijo *Nelson Cortés, un comerciante del sector que junto con otros vecinos, han establecido un frente de seguridad para proteger en la mayor medida posible a las personas que se ven impedidas para defenderse.

De igual manera reclama más de apoyo de la comunidad, porque “la gente ya tiene es miedo, antes los ladrones no se podían meter con la gente del barrio porque les iba mal, y ahora como que a nadie le importa y esto les facilita su labor”.

Julián Tovar es otro de los comerciantes que ha contribuido para que los delincuentes no se salgan siempre con la suya, él también asegura estar amenazado, pero al igual que Nelson, siente que “es una pelea en vano porque la comunidad no se une para fortalecer la seguridad, cuando somos uno o dos los que salimos a no dejar que atraquen, pues lógicamente los sinvergüenzas no respetan y no les importa seguir robando, pero si nos uniéramos un poco más, las cosas tal vez serían mucho mejores.”, expresó.

Por último, una de las propuestas de esta comunidad es solicitarle a la policía que hayan agentes vestidos de civil, todo para que se tenga mejor vigilancia y mayor control a zonas tan delicadas como Ducales. Mientras tanto, el miedo hace que las personas sigan sin poder denunciar porque probablemente recibirán una amenaza por parte de los delincuentes.