Hace dos meses llegó el teniente coronel Edgar Correa como comandante del Distrito Especial de Policía Soacha. Nació en Medellín pero desde muy niño arribó  a Bogotá, ciudad a la que defiende con altura. Ahora está al frente de la seguridad de Soacha y dice que el comando es de puertas abiertas.

El coronel Correa ingresó a los 17 años a la Escuela de policía General Santander de Bogotá y a los 20 se graduó.

“De la Escuela de Policía salí a trabajar a la Dijín, duré 18 años ahí, estuve  en San Andrés, Arauca y Bogotá, en esta última  como subjefe de la Sijín.  Luego hice curso y pasé al Gaula durante tres años, y posteriormente me enviaron  a hacer curso para teniente coronel, el cual dura un año;  concluí y llegué a  Cundinamarca”, dijo el oficial.

A Soacha llegó como comandante de León XIII, donde duró un mes, y luego estuvo otros 30 días en la  estación del centro de la ciudad.

Hace dos meses fue nombrado  como comandante del Distrito de policía Soacha, donde-según él-encontró  unos ciudadanos comprometidos, que respetan y quieren la ciudad. “Como en todo hay  aspectos que se deben revisar. Me gustaría reforzar el tridente para reforzar  la seguridad: autoridades político-administrativas- policía y ciudadanía. Si eso funciona bien, todo mejorará”.

El coronel Correa dice que si bien encuentra una ciudad con la tasa de homicidios más baja que el promedio nacional y una policía fortalecida, hay que trabajar de la mano de los ciudadanos para mejorar, pero para él es importante que el policía esté bien.

“Para mí es fundamental que el policía esté bien, hay que brindarle bienestar, que esté motivado para que trabaje bien, y lo que pretendemos es mejorar las condiciones de vida, que lleguen a la estación y encuentren una habitación confortable, a la altura de sus servicios, cómoda, que tengan un sitio para hacer deporte, en fin”, sostuvo.

Lo que se debe mejorar

Para el coronel Correa es fundamental  la cultura ciudadana, “hay que avanzar  en este tema y en medidas básicas de protección, como no dejar el carro en la calle y cerrar bien la puerta del apartamento, por ejemplo”.

En cultura ciudadana también llamó la atención para tener más sentido de colaboración, “no hacernos los indiferentes ante casos de inseguridad. Suministrar  información, llamar y denunciar”, añadió.

Habló de lo que él llama la Microgerencia, es decir, estar atento de todos los detalles para que el ciudadano se sienta cómodo. “Todos los días reviso cuántas llamadas ingresaron al dispositivo PDA, cuántas se contestaron, cuántos casos fueron  atendidos, cuántos no atendidos oportunamente, en fin, vamos a avanzar en este aspecto”.

Finalmente, dijo que quiere un comando de puertas abiertas, que en Terreros está dispuesto a escuchar y atender a quienes deseen hablar con él, e invitó a los ciudadanos a utilizar las herramientas tecnológicas para denunciar. “Tomar fotos  o grabar para tener la evidencia y poder capturar más rápido a los responsables de los hechos”, finalizó.