El carácter que le está imprimiendo el nuevo gobierno de Juan Carlos Nemocón Mojica a su administración, hace recordar la célebre expresión “menos política más administración” con la que el general Rafael Reyes (1849-1921) definió su gobierno entre 1904 y 1909.


Esta célebre consigna la expresó el general Reyes a comienzos del siglo XX, cuando el país se encontraba en una de las mayores encrucijadas de su historia luego de salir de la guerra de los mil días, la pérdida de Panamá y cuando el enfrentamiento entre liberales y conservadores parecía no tener fin. El país para entonces se encontraba prácticamente arruinado por la guerra, sus exportaciones se habían reducido a los más bajos niveles, la naciente industria carecía de estímulos y recursos, el campo desolado y sin de mano de obra agravaba las condiciones de pobreza de la población…

Aunque Soacha no se ha encontrado en una situación similar de guerra, sí perdió a Sibaté y Granada por la ineficiencia administrativa de los gobernantes de la época, y la confrontación política de los últimos 25 años que exacerbó los espíritus de históricos contradictores, sumió al municipio en el crecimiento urbanístico caótico, sin la planeación necesaria para su proyección como una gran ciudad, su industria, entonces orgullo nacional, emigró a otros lugares dejando sin posibilidades de empleo a una pobre y creciente población que llegaba casi en masa de todos los lugares del país como consecuencia del conflicto interno.

El nuevo gobierno, consecuente con los propósitos políticos expuestos durante su campaña electoral, inicia con tacto político y prudencia, pero también con gran responsabilidad su gestión para generar la confianza y gobernabilidad necesaria para la implantación que su proyecto político demanda.

En este sentido, la pluralidad política que le está imprimiendo a la conformación de su equipo de gobierno, se caracteriza por su experiencia, juventud, honestidad así como la alta cuota de participación de la mujer que se complementa con la voluntad y compromiso de los integrantes del mismo, oriundos varios de ellos del municipio e hijos adoptivos otros, para asumir con entereza, responsabilidad, eficiencia y transparencia el compromiso adquirido y la confianza depositada en ellos por el primer mandatario.

Nemocón Mojica ha comprendido que el ejercicio del poder y de la democracia no reside en la imposición hegemónica de las decisiones de la mayoría victoriosa del nuevo gobierno sobre la minoría, sino que justamente la democracia, es decir el ejercicio pleno del poder, involucra por naturaleza el reconocimiento de los derechos plenos de esas minorías, de sus problemas, necesidades y aspiraciones.

Del mismo modo, el clima de dialogo, respeto y reconocimiento que también le está imprimiendo el nuevo Alcalde a su relación con el Concejo Municipal, es otro síntoma inequívoco de la madurez política del primer mandatario y sobre todo de la responsabilidad que tiene y a través de la cual quiere insistir en que el interés general, el bien común, el progreso y el desarrollo de la ciudad y de la población más necesitada y en general de los ciudadanos que lo eligieron, de los que lo hicieron en contra, de los que se abstuvieron y de los que nunca lo han hecho, está por encima de cualquier interés personal.

Estas afirmaciones tienen como corolario las declaraciones que hizo el Alcalde durante la instalación de la nueva mesa directiva del Concejo Municipal al manifestar que “su primer equipo de gobierno será el Concejo Municipal, la corporación será piedra angular para avanzar en la construcción de una ciudad más incluyente, más justa y más equitativa, más amable con todos los ciudadanos sin distinción. “Hoy más que nunca- expresó el mandatario-, tengo la claridad de la necesidad de trabajar en equipo como el mejor método para avanzar en la reconstrucción de la ciudad y el bienestar de todos los ciudadanos.

Por su parte el nuevo presidente de la corporación concejal Alonso Rodríguez Chía durante el mismo acto le expresó al primer mandatario, al personero municipal, al pleno de la corporación, a los ciudadanos y a los medios de comunicación locales allí presentes que “estamos dejando las rencillas…hoy estamos demostrando que la historia de Soacha va a empezar a cambiar…el Alcalde pidió y nosotros también queremos la gobernabilidad…vamos a trabajar como equipo….quiero invitar a la clase política a que participe en la construcción de una nueva ciudad, de una gran ciudad”. Con la misma vehemencia con la que se dirigió al primer mandatario, el presidente del Concejo, exhortó a los organismos de control a “ejercer su trabajo de fiscalización de su gestión para que en cuatro años ellos corroboren que por fin hemos hecho algo nuevo”, concluyó.

En conclusión el horizonte para la nueva administración se percibe despejado y buenos y favorables vientos soplan en el mar de la tranquilidad necesarios para gobernar. Se impone sin lugar a dudas la consigna de la “Unidad Municipal”

[email protected]