Nos parece oportuno elevar nuestra voz ante la nueva administración de la Ciudad, en cabeza del Doctor CLAUDIO MARIO GALAN PACHON para poner de presente algunos de los muchos temas importantes que nos interesan como ciudadanos y que consideramos se deben atender con prontitud. La presentación no corresponde a una jerarquización, sino simplemente a un orden metodológico así:

1) Seguridad. Se hace evidente que la percepción de inseguridad es cada día más amplia en nuestra ciudadanía, dado el creciente número de pordioseros, indigentes y la gran caterva de maleantes que rondan las calles de nuestro municipio, frente a lo cual las acciones gubernamentales son notoriamente insuficientes hasta ahora.

2) Movilidad. El problema crónico del lento desplazamiento nos afecta a propios y extraños, nótese el malestar que esta situación causa incluso a los viajeros. Cruzar por nuestro territorio se ha convertido en un suplicio, debido al lento transcurrir de los vehículos privados o de uso público, por nuestra autopista sur. Como se anuncia el cierre de una calzada esperamos que esta nueva contingencia este prevista con suficiencia.

3) Los desarrollos urbanos. Hablando solamente del macroproyecto de Ciudad Verde con sus 325 hectáreas autorizadas para urbanizar, que indudablemente impactará la prestación de los servicios públicos domiciliarios y las redes viales, ojalá tal como se promete, traiga consigo algunas soluciones en materia de educación y salud, hoy claramente insuficientes para la actual población, pues con la capacidad instalada, estos servicios serán insuficientes sí reciben la presión de la nueva demanda, con la llegada de las nuevas 36.000 familias que se anuncian. Sin dejar de mencionar que la vivienda prioritaria para la gran concentración de destechados de Cazucá y alrededores presionaran el gasto social al límite.

4) Inundaciones. Acordes con el anterior llamado, es claro que la observación resulta pertinente, pues no son pocos los casos en donde evidenciamos el problema, recordemos la entrada a San Mateo y sus desbordamientos, las inundaciones del Centro Comercial Mercurio y sus alrededores; las crecidas del río Soacha, que afecta los desarrollos que se han hecho a lo largo de su rivera en terrenos por debajo de su cota o los proyectos de construcción sobre terrenos anegables, como los espejos de agua que observamos en Maiporé. Seguramente ya a esta altura, se le deben haber proyectado las soluciones a los terrenos urbanizados, donde la cota del río es más alta, previendo entonces que sigan aumentando la problemática por las inundaciones.

5) Salud. Nuestro viejo Hospital Mario Gaitán Yanguas, hace rato que nos hace ver la urgencia de un nuevo referente oficial quizá de tercer nivel, apropiado a las necesidades de Soacha, pues al parecer la concesión actualmente en funcionamiento (Unión Temporal Cardioinfantil), o no es suficiente o el esquema no es el adecuado.

6) Educación. El modelo reclama más colegios oficiales en los diferentes sectores de nuestras comunas y corregimientos, colegios para enseñar sí y para formar también, a una población infantil y juvenil cada vez más creciente. Instituciones a escala humana, pues proyectos con 5.000 o más alumnos, generaran ahorros administrativos en cuanto al personal que lo regente, pero el costo será pagado por nuestros jóvenes, promovidos siempre, subiendo el índice de cobertura estadística; serán jóvenes de alguna manera instruidos, pero difícilmente formados en ciudadanía y valores, dado que con admirables excepciones, corresponden en su mayoría a una población a la que el conjunto de circunstancias, físicas y morales especiales, reclama cuando menos de un verdadero acompañamiento institucional, pues es claro que ellos están propensos mas a la ruptura brusca del entorno familiar que a su vocación de permanencia.

Como ciudadano expreso un voto de confianza, como creo que lo expresa la ciudadanía de Soacha, por lo que esperamos de Usted, Dr. Galán, con su experiencia en los temas de planeación y sus conocimientos de la ciencia política, logre hacer una transición tranquila y eficaz, hacia una política de paz y de unidad que reclama el Municipio, para poder afrontar con decisión los múltiples problemas que nos agobian y de los cuales apenas lo expresado es un abrebocas.