Los docentes de la Institución Educativa El Hatillo en Barbosa (Antioquia), el Colegio La Aurora (Bogotá) y la Universidad de Nariño, comparten una característica común en sus métodos de enseñanza: los docentes de estas instituciones fueron capacitados en la Universidad Pedagógica de Miyagi en Japón en una metodología denominada ‘Estudio de Clase’.


En la capacitación se conforman grupos de docentes para que observen y evalúen las clases de matemáticas y ciencias de otros maestros. Ahora sus experiencias y sus testimonios en este tema se encuentran recopilados en el libro ‘Estudio de Clase: una experiencia en Colombia para el mejoramiento de las prácticas educativas’, presentado por el Ministerio de Educación Nacional en la feria Expociencia-Expotecnología que se realizó del 19 al 25 de octubre en Bogotá.

«Siempre me ha parecido muy interesante este proceso … se torna interesante el hecho de despojarse un poco del temor por abandonar la intimidad y privacidad de la clase para exponerse a ser observado por sus colegas, entendiendo que es un beneficio colectivo para mejorar juntos la práctica colectiva», es uno de los testimonios que aparecen en el libro del rector de la Institución Educativa El Hatillo, José Alfonso Gaviria.

En este texto, cada uno de los docentes cuenta cómo, con la implementación de esta metodología, ha logrado mejorar su perfil profesional y competencias funcionales, entre las que se incluyen aspectos como el dominio curricular, lograr una mejor planeación y organización académica y una mayor utilización de recursos pedagógicos, así como optimizar la interacción con los estudiantes, la comunidad y con el entorno.

En la publicación se explica también que la elaboración de un ‘estudio de clase’ inicia con el planteamiento de un problema, a partir del cual se diseña un número pequeño de clases de investigación, las cuales son implementadas en el aula con un grupo real de estudiantes y otro de observadores con el fin de realizar sesiones de reflexión y evaluación que arrojen como resultado conclusiones, sugerencias y críticas. Todo este proceso se registra de forma escrita, mediante videos o fotografías, y se sistematiza, constituyéndose así en un referente para otras instituciones.

Otros de los temas que son abordados en el libro son: la presentación de la política de calidad del Ministerio de Educación Nacional y de cómo se ha desarrollado el proyecto Mejoramiento del sistema de enseñanza de ciencias naturales y matemáticas entre 2003 y 2008, que permitió la capacitación de los docentes en la universidad japonesa, gracias a un convenio entre el Ministerio de Educación Nacional y la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA).

Durante la presentación del libro, en la que estuvieron presentes la viceministra de Educación Pre escolar, Básica y Media, Isabel Segovia Ospina, y el representante residente de JICA, Kiyoshi Yoshimoto, se conoció que a través de esta metodología ya se han beneficiado 20.700 estudiantes y 10.743 docentes en todo el país.

Finalmente, ‘Estudio de Clase: una experiencia en Colombia para el mejoramiento de las prácticas educativas’ recoge elementos teóricos sobre esta metodología desde sus orígenes en el Japón, su aplicación en el sistema educativo de ese país y su experiencia en instituciones educativas colombianas.