Según un estudio, el colombiano come muy poco helado. Por el clima frío de algunas ciudades, porque no es un producto incluido en la canasta básica alimentaria, porque el funcionamiento de las neveras es costoso o porque no hay una amplia variedad de marcas. Aún así, industrias heladeras facturaron en 2013 1.5 billones de ventas.


En este incipiente, pero a su vez prometedor mercado, dos marcas tienen las riendas del negocio, el cual factura US$801,5 millones ($1,5 billones), según cifras de la firma consultora Euromonitor Internacional. Esta cantidad resulta de la suma de las ventas que registran las heladerías (cadenas que se dedican exclusivamente a este producto) y los helados envasados que se consumen en la calle o casa.

Crem Helado, que opera Meals Colombia y que está amparada bajo el Grupo Nutresa; y Mimo’s, de la Productora y Comercializadora de Alimentos (PCA), tienen la preferencia en un mercado que no es tan dulce como parece, pues además de invertir significativamente en innovación, las empresas participantes en esta categoría deben concebir estrategias para atraer la atención del consumidor.

“El helado en Colombia es visto como un complemento y no como un alimento, contrario a lo que sucede en otros países de la región donde los consumidores siempre incluyen este producto en la lista del mercado que hacen periódicamente. Además, la poca variedad de marcas y una oferta controlada por unos pocos ha influido en que el consumo local sea muy bajo”, indicó Lourdes Paz de León, vocera de la firma de consultoría en esta categoría, llamada MundoHelado.

Las distancias de consumo en la región son significativas. Paz de León precisó que mientras en Chile o Argentina, la ingesta per cápita al año oscila entre 6 y 8 litros, el mercado colombiano no supera la barrera de los 3 litros al año.

“En Colombia hay muy pocas opciones de helados y son escasos los lugares donde uno puede comer un helado artesanal, que se prepara naturalmente y en el mismo punto de venta. A lo que estamos acostumbrados es al carrito de helado donde se vende la paleta, el cono o el vasito, una modalidad de venta que controla Crem Helado y a la que entró con mucho esfuerzo Rico Helado”, precisó Paz de León.

¿Qué factura más?

Este comportamiento en el colombiano, acostumbrado a comer helado solo cuando ve el carrito del heladero en una esquina o en un parque, explica por qué el nicho comercial de los helados envasados factura mucho más que las heladerías.

De acuerdo con las cifras suministradas por Euromonitor, al cierre del año pasado los helados envasados que se vendieron en el territorio nacional sumaron US$642,8 millones ($1,23 billones). En este campo, el top 5 del ranking comercial lo integran: Crem Helado, Mimo’s, Popsy, Bon Ice y las paletas de crema de Colombina.

Si se analiza esta misma cantidad hace cinco años (en 2008), el crecimiento en la facturación total es de 48,72%, un número positivo pero no mayor a lo que aumentaron las ventas de las heladerías en ese mismo período.

Al cierre del año pasado, según Euromonitor, lo comercializado en las heladerías sumó US$158,7 millones ($304.704 millones), un total que es 58,4% más alto a los US$100,2 millones ($192.300 millones aproximadamente) de hace cinco años.

En este campo los líderes son: Mimo’s (Productora y Comercializadora de Alimentos y Various Franchisees), Popsy (Inversiones El Cerrito), Yogen Früz (New Brands) y Baskin-Robbins (Donucol).

Los pequeños también se la están jugando

Hay marcas de helados que no tienen el mismo músculo financiero e industrial de las grandes compañías, y aún así están “rasguñando” participación de mercado. Rico Helado, una marca creada por el colombiano José Leal que hoy cubre buena parte del territorio nacional con la estrategia de vendedores ambulantes y carritos de helado, es un ejemplo de ese entusiasmo emprendedor. Esta compañía cerró el año pasado con la meta de entrar al negocio de las heladerías (vender su productos en locales), negocio en el que quiere tener 100 establecimientos en un año. Otra marca que está en plena expansión es La Paletería, que además de su tienda en Cartagena, ya tiene otros dos puntos en Bogotá (Zona G y 83 con 13). Por último, destaca Von Glacet, una marca de helados súper premium.

Fuente:Larepublica.co